Gasto regional a prueba: ¿cuán descentralizado es el Presupuesto del 2020?

El Comercio.- El Ejecutivo oficializó ayer la aprobación de un decreto de urgencia (D.U.) mediante el cual se definió finalmente el Presupuesto del Sector Público para el Año Fiscal 2020. Este asciende a S/177.400 millones; y además de dar prioridad a intervenciones clave en sectores como Educación y Salud, se enfocará en fortalecer el proceso de descentralización, tal como ha enfatizado el Gobierno en reiteradas oportunidades.

De hecho, el presidente del Consejo de Ministros, Vicente Zeballos, indicó que el presupuesto asignado a regiones y municipios para el próximo año ha tenido un incremento de S/2.939 millones respecto a este 2019, lo que significa un crecimiento de 6,7% en el presupuesto para gobiernos regionales y 4,8% para los gobiernos locales.

A su turno, la ministra de Economía y Finanzas, María Antonieta Alva, enfatizó que la participación de los gobiernos subnacionales representa un 30% del presupuesto total [ver infografía]. Además, explicó que si a este se le restan los conceptos “no descentralizables” (los que deben ser ejecutados por el Gobierno Central), la participación de regiones y municipios aumenta a un 44% del total.

(Infografía: Raúl Rodriguez/El Comercio)

Según Alva, entre los conceptos no descentralizables se encuentran, en primer lugar, el manejo presupuestal de entidades con influencia en el territorio nacional –como el Poder Judicial, Congreso y universidades públicas–; y en segundo lugar, gastos correspondientes a pensiones y reservas de contingencia, entre otros. Para el primer punto, el presupuesto asciende a S/32.384 millones; y para el segundo, a S/24.399 millones.

Un tercer componente de los conceptos no descentralizables son los gastos en transferencias a regiones y municipios que el Gobierno autorice a lo largo del 2020, cuyo presupuesto asignado asciende a S/7.235 millones.

Pese al propósito del Gobierno de visibilizar el presupuesto destinado a los gobiernos subnacionales, para Flavio Ausejo, especialista en políticas públicas de la PUCP, el mecanismo no es lo suficientemente claro al no distinguir entre gasto corriente (como los pagos de planilla) y de inversión directa.

“La descentralización no es un problema de dinero, sino de la [mejora de la] prestación de servicios públicos de calidad a cargo de los gobiernos subnacionales”, indicó. Para ello, agregó, se necesitan políticas sectoriales, priorizadas y hechas a la medida de cada territorio.

En esa línea, Alfredo Thorne, exministro de Economía, dijo que es más relevante ayudar a las regiones y municipalidades a gastar de manera eficiente su presupuesto. “No solo vale la pena decir que a las regiones se les está dando mayor presupuesto, sino que se les debe dar las capacidades para ejecutarlo”, resaltó.

CALIDAD DE GASTO

Justamente, en el presupuesto público para el 2020 se han introducido medidas destinadas a mejorar la calidad del gasto. Entre estas se encuentra, por ejemplo, la optimización de la distribución de material académico a instituciones educativas.

Para Ausejo, ello es positivo siempre que esté en el marco del mecanismo de compromisos por desempeño del MEF, cuyos indicadores están asociados directamente a la mejora de calidad de vida de las personas.

“En el ámbito de gobiernos municipales, esto ya se aplica […]. Lo que falta es que se intensifique”, puntualizó.

Para ver noticia original, haga clic aquí.

Sea el primero en comentar sobre "Gasto regional a prueba: ¿cuán descentralizado es el Presupuesto del 2020?"

Deje un comentario