El futuro del delivery: la entrega a través de drones

La automatización del delivery de productos es una tendencia que se está viendo cada vez más frecuente en forma de pilotos controlados en ciudades de Norteamérica, Europa y China. En Perú, recibir pedidos a domicilio a través de drones es una realidad que si bien aún está en proceso de adaptación, podría concretarse en un mediano plazo.

Este servicio es una tendencia que está tomando mayor fuerza pues existen empresas en el mundo que vienen desarrollando prototipos de pequeños vehículos que cuentan con autonomía y son capaces de mover pequeñas cargas y entregarlas en cuestión de minutos a sus clientes.

“Las empresas logísticas, que son quienes están encargadas de este tipo de soluciones y conexiones con el consumidor final, se están asociando con empresas tecnológicas para realizar pruebas de concepto y ajustar el modelo de entrega a las condiciones reales de operación de una megaciudad”, explica Juan Francisco Seminario, gerente de transformación de Ransa, uno de los operadores logísticos líderes en la región.

En nuestro país, el especialista detalla que se han realizado algunas pruebas con equipos manejados por pilotos y que aún está en pendiente tener experiencias con equipos 100% autónomos. Esto estaría en camino a su madurez conforme se avance como país respecto a regulaciones, seguridad para su implementación y negocios enfocados en ello.

“Uno de los principales aportes a nivel de experiencia para los consumidores es que tendrá un impacto muy fuerte en la exactitud de la hora de entrega, característica que hoy por hoy es muy difícil de predecir en ciudades como las nuestras con alta circulación vehicular. Esta ventaja creará una experiencia moderna que ayudará a consolidar los servicios de las marcas”, precisa el ejecutivo de Ransa.

Experiencia en el mercado internacional y nacional

En distintos puntos del mundo existen empresas que vienen trabajando bajo esta modalidad de reparto y son los pilotos encargados del delivery de paquetes pequeños. Una experiencia de ello se da en la ciudad universitaria de George Mason donde actualmente se está desplegando más de 100 drones que entregan productos de consumo como pizza, snacks, café y donuts para los estudiantes en solo minutos. A ellos se suman experiencias en el sector salud, donde ya se han realizado entrega de medicamentos.

Entonces, ¿qué se necesitaría para implementarlos? De acuerdo con el ejecutivo de la compañía logística “se requiere una aproximación bimodal, donde hay un acercamiento primero con un transporte terrestre, junto con crear una base de despliegue de los drones, para finalmente realizar la última parte de la entrega con estos equipos. Además, se debe contar con pilotos certificados en vuelo -que antes no existían en el proceso logístico-, así como sistemas de localización muy precisos”.

En nuestro país se vienen dando algunos avances. Los laboratorios de las universidades y las empresas que realizan aerofografía están a la vanguardia en estos equipos y tecnología, que es complementada con su alta experiencia con drones que levantan el catastro de distritos y pueden ofrecer soluciones para el envío de paquetes.

Implementación en Perú

Juan Francisco Seminario, gerente de transformación de Ransa, comenta que la estimación es que en 5 años Perú cuente con la viabilidad económica de los equipos, así como la evolución en las regulaciones que permitan empezar con el envío de paquetes por Drones en ciudades del Perú.

En una primera etapa, las empresas que apuesten por este sistema de última milla (entrega en puerta de casa) tendrían un mayor retorno de inversión si realizan las entregas en zonas aleñadas y enfocados en productos críticos como medicinas o repuestos. Esto se debe a que en la actualidad, se requiere una normativa alineada a este tipo de servicios, así como una supervisión exhaustiva en la instalación de antenas radiotelefónicas para evitar interferencias con los sistemas de navegación de estos equipos.

“De implementarse, el punto inicial podría darse en las zonas periféricas pues a diferencia de las grandes ciudades, tienen más libertad para las áreas de vuelo, así como menor interferencia de señal, clima y otros factores. De esta manera, las poblaciones de dichas zonas tendrían altos beneficios, por ejemplo, con el envío de medicamentos pues los costos para las entregas se reducirían y la entrega sería en cuestión de minutos”, finaliza el especialista de la compañía multilatina.

EL DATO

• Actualmente, en Perú, Ransa cuenta con el servicio de entrega en última milla (consumidor final) para sus clientes de todos los sectores que atiende. Fue una de las primeras compañías en innovar con este servicio.

• Para el próximo año, Ransa destinará parte de su inversión en robots autónomos con el objetivo de seguir un paso adelante en la innovación y optimización de sus procesos internos. A futuro, tiene planes de brindar servicios de última milla con drones.

• Asimismo, se encuentra en el proceso de financiamiento para desarrollar el primer Co-bot o robot colaborativo, apuntando a masificar su uso.

Sobre Ransa

Ransa, operador logístico líder de Latinoamérica opera en 7 países: Perú, Región Andina (Bolivia, Ecuador y Colombia) y Centroamérica (Guatemala, Honduras y El Salvador). Cuenta con 80 años brindando soluciones eficientes, ágiles y adaptables, más de 6,500 colaboradores en 34 ciudades y una capacidad de más de 3.5 millones de m2 de infraestructura.