Design Thinking: qué es y cómo puede ayudar al crecimiento de nuestra empresa

Por Jorge Estremadoyro Stagnaro.

Design Thinking es una metodología utilizada para resolver problemas complejos de diseño que existen en productos y servicios. Busca lograr que nuestros productos o servicios sean más fáciles de utilizar o den mayores beneficios a nuestros clientes y que, por tanto, sean preferidos a los de nuestros competidores.

La metodología Design Thinking busca productos y servicios innovadores, mejores a sus predecesores y distintos de los de los competidores. Para lograr ser innovadores, debemos pensar en las tres dimensiones que hacen exitosos a los productos o servicios: la dimensión de la gente, la dimensión técnica y el enfoque de negocio; es decir, buscamos que nuestro producto sea deseado por los clientes, sea técnicamente factible de realizar y sea económicamente viable (genere rentabilidad a la empresa).

Suscríbase a nuestro boletín diario, el mejor resumen de noticias sobre las regiones del Perú

Para realizar una innovación exitosa, es indispensable cubrir las tres dimensiones. Sin embargo, no necesitamos resolverlo todo a la vez. Podemos comenzar, por ejemplo, con la dimensión de la gente o por un innovador modelo de negocio. No existe un orden predeterminado para elegir por qué dimensión comenzar. Luego terminaremos por resolver las demás dimensiones.

La metodología se ha convertido en una excelente herramienta que genera innovación en cualquier sector y situación de desarrollo de productos o servicios, mejora de procesos, definición de modelos de negocio, mejora en la experiencia del usuario, etc.

El proceso de Design Thinking consta de tres etapas: explorar, crear e implementar. La parte de exploración es aprender de los clientes algunas necesidades importantes que se deben resolver. Para esta primera etapa, se deben formar equipos interdisciplinarios, establecer quién estará a cargo del proceso, realizar una investigación previa de la situación del producto o servicio que se va a trabajar (cual es el mercado, de qué tamaño es, quiénes son sus principales jugadores, comparar los productos o servicios que existen, etc.), realizar observación en campo de cómo usan el producto o servicio los clientes y cuáles son sus necesidades reales. Una vez realizada la observación y encuestas, se consolida la información en una lista de necesidades del cliente, diferenciando entre las necesidades conocidas (son obvias), las necesidades que no son fáciles de ver y entender, y las necesidades ocultas. Las necesidades ocultas son las más importantes al momento de innovar, ya que, si logramos identificarlas, podríamos tener la base para una innovación importante.

Síganos en Facebook

La segunda parte es la creación. Es donde desarrollamos soluciones. Para ello utilizamos algunas técnicas, como la lluvia de ideas, con la que creamos cientos de ideas de solución. Para realizar una verdadera lluvia de ideas, es importante seguir algunas reglas. En primer lugar, no debemos ser críticos con las ideas de los demás, para que así motivemos a participar a todos los miembros del equipo. Posteriormente, se realiza el proceso de selección: debemos escoger algunas pocas ideas que consideramos que realmente son interesantes y prometedoras; buscamos escoger las ideas que permiten resolver las necesidades ocultas. Sobre la base de estas ideas, debemos construir algunos modelos; es importante ser creativos y elaborar la mayor cantidad posible (pueden ser tres o cuatro modelos). Estos modelos deben realizarse a nivel de bosquejo y deben estar enfocados en la solución de los problemas. Una vez que se prueban los modelos, se pasa a la elaboración de un prototipo inicial. Por supuesto, luego habrá que realizarle varias mejoras, pero es una aproximación de cómo podría funcionar el producto final, de manera que este prototipo puede ser probado por los clientes en un ambiente real. Es muy importante que los clientes y stakeholders lo prueben y luego den retroalimentación sobre cómo se sintieron utilizando el producto y qué cambios podrían hacerse al prototipo.

La tercera etapa es la de implementar el producto o servicio en el mercado. En esta etapa, el equipo debe modificar el prototipo con las ideas recibidas de los clientes y hacer uno nuevo, poniendo mucha atención en todos los detalles para obtener finalmente un producto o servicio innovador que tendrá mucha aceptación.

Sea el primero en comentar sobre "Design Thinking: qué es y cómo puede ayudar al crecimiento de nuestra empresa"

Deje un comentario