¿Qué hace que el modelo low cost funcione?

Por: Claudia López

Muchas veces se ha escuchado comentar la frase “bueno, bonito y barato”, una filosofía compartida de generación en generación. Precisamente, es este pensamiento el que ha motivado la expansión del modelo low cost en el mercado.

Low cost es un término que se ha popularizado velozmente en los últimos años con una aplicación cada vez más amplia. Sin embargo, este concepto ha existido desde mucho antes; en la industria de aerolíneas, se ha usado para referirse a aquellas compañías con costos de operación menores a los de la competencia.  La empresa pionera en este mercado fue Pacific Southwest Airlines, la cual operó en el periodo 1949-1988. La experiencia de las compañías de bajo costo se expandió por todo el mundo. Tal es el caso de la aerolínea irlandesa Ryanair, fundada en 1985, la que destacó por ser una de las primeras compañías en implementar la venta de tickets aéreos por medio de internet, evitando así las comisiones de los agentes intermediarios.

Suscríbase a nuestro boletín diario, el mejor resumen de noticias sobre las regiones del Perú

El low cost es presentado como un modelo de negocioque opera bajo los siguientes lineamientos: mantener bajos niveles de costos, ofrecer precios bajos­ y altamente competitivos, y la eliminación de cualquier extra que puede ser irrelevante para el consumidor. De esta forma, el consumidor final recibe un producto “básico” sin ningún adicional, que cumple con sus expectativas primarias.

Son tres los fenómenos acontecidos a principios del siglo XXI que explican el auge y el éxito de las empresas que aplicaron el modelo low cost, según Marisa Martínez Jiménez en el libro Doce contribuciones al liderazgo en 2018. En primer lugar, la crisis económica mundial ha ayudado a aumentar el interés en adquirir este tipo de productos y servicios. En segundo lugar, con la globalización, la competencia ha dejado de ser local para pasar a ser global, las empresas con producción descentralizada o a mayor escala han irrumpido en mercados tradicionales con propuestas de valor muy competitivas. Finalmente, la tecnología ha contribuido a la mejora de la productividad interna de las empresas y ha permitido que el internet sea el nuevo canal para relaciones empresa-consumidor.

Síganos en Facebook

En Perú, en su primer año de operaciones, al cierre del 2017, Viva Air llegó a captar el 3% del total de pasajeros del mercado; actualmente cuenta con una participación de 13.63% y se consolida como la segunda aerolínea del mercado, por encima de Peruvian Airlines. Viva Air tiene proyectado llegar al 16% del mercado. Por su parte, Sky Airline proyecta captar 7% del mercado al cierre del 2019.  A este ritmo, a fines del 2019, a las low cost les corresponderá el 23% del mercado y aún hay espacio para crecer.

Ciertamente, la popularidad del low cost ha traspasado la línea de la industria de aerolíneas para incursionar en nuevos rubros del mercado, desde supermercados como Lidl, pasando por establecimientos de moda (Primark o H&M), tiendas de muebles (Conforama, Ikea) y agencias de viaje (Booking, o Trivago).  Observando el éxito de estas empresas, no será sorpresa que las low cost sigan mostrando avances en los próximos años.