Nobel de Economía 2019: ¿Cómo se aplican sus aportes en el Perú?

El Comercio.- Este lunes se entregó el Premio Nobel de Economía a Abhijit Banerjee, Esther Duflo y Michael Kremer por su “enfoque experimental para aliviar la pobreza global”. Los tres, que suelen colaborar en investigaciones conjuntas, fueron galardonados por desarrollar métodos para identificar las intervenciones más eficientes –en costos y beneficios– de política pública contra la pobreza, mediante estudios de campo.

En otras palabras, se han hecho preguntas sobre temas en concreto que pueden responderse con experimentos específicos y de campo.

Kremer ha sido uno de los primeros en estudiar los patrones de consumo en las sociedades de bajos ingresos para mejorar los resultados educativos o de salud. A mediados de 1990, comenzó a explorar estos temas en Kenia.

Por su parte, la pareja Banerjee-Duflo –se casaron en el 2015– fundó en el 2003 el Abdul Latif Jameel Poverty Action Lab (J-PAL), una red de profesores que colabora con gobiernos y organizaciones sociales para que las políticas públicas estén guiadas por evidencia científica.

Además, copublicaron en el 2011 el ‘best seller’ “Poor Economics”, en el que identificaron el problema de las tres I (ideología, ignorancia e inercia) por el que las políticas públicas no mejoran.

Duflo, además, es la persona más joven y segunda mujer en recibir el Nobel de Economía.

Enfoque metodológico

Entres sus investigaciones, los tres académicos experimentan con “grupos de control” (RCT, por sus siglas en inglés), una estrategia que se suele usar en estudios médicos o científicos para comprobar si un medicamento o política de salud es efectiva.

Este sistema compara dos grupos. Mientras que uno de ellos está sujeto a una intervención (grupo de tratamiento), el otro no (grupo de control). La diferencia entre los resultados que muestran ambos grupos, que deben ser estadísticamente similares, explica el impacto de la intervención. Esta medición se realiza mediante lo que se conoce como evaluaciones de impacto.

De acuerdo con David Tuesta, exministro de Economía y Finanzas, el logro de los tres investigadores es, en parte, haber adaptado esta metodología al estudio específico de problemas económicos.

“Al proporcionar una base experimental para la economía del desarrollo, los profesores Banerjee y Duflo han reinventado su campo y han cambiado profundamente la forma en que los gobiernos y las agencias de todo el mundo intervienen para ayudar a las personas a combatir la pobreza”
-Rafael Reif, presidente del MIT-

Además, la experimentación con este tipo de metodología es aplicable a distintos sectores, resalta Hugo Ñopo, economista regional de la Organización Internacional del Trabajo (OIT). Y es que los estudios de campo de los premiados abarcan la equidad de género, la inclusión financiera y la lucha contra la pobreza. Así, el enfoque experimental “ya no apunta a pensar en grandes teorías, sino en soluciones concretas y puntuales”, agregó Ñopo.

“Esta combinación de tratar de generar políticas que incentiven a que las personas, a pequeños empujoncitos, actúen en la práctica, y que estos resultados hayan podido ser identificados en estos trabajos de RCT y enfocados en pobreza son de los elementos más resaltantes de sus trabajos”, añadió Tuesta.

Aplicación en políticas públicas

El trabajo de Banerjee, Duflo y Kremer “ya es bastante visible y utilizado en las políticas públicas de varios países”, recalcó Tuesta.

Esto se debe a que se exige cada vez más que los programas sociales de carácter público muestran su eficiencia mediante las ya mencionadas evaluaciones de impacto.

En el Perú, estas se encuentran presentes en el modelo de gestión por resultados que maneja el sector público. Y, de hecho, esta metodología se ejemplifica en el programa social Juntos.

En él, los beneficiarios deben cumplir ciertos compromisos para recibir S/200 bimestrales. Por ejemplo, cumplir con los controles médicos mensuales de los menores de edad.

De esta manera, se logra un monitoreo de evaluación, lo que permite –a su vez– hacer seguimiento continuo a los programas de políticas públicas para identificar sus deficiencias.

Para ver noticia original, haga clic aquí.