Riesgos de negocio en la industria minera

Iván Frías, socio de EY Perú, responsable de la oficina de EY Arequipa.

Con motivo de la convención minera Perumin 34, una de las más importantes del mundo, es significativo destacar cómo el sector minero está haciendo frente a una realidad nunca experimentada: la era de la disrupción. De acuerdo con el estudio “Los 10 principales riesgos de la industria minera 2019-2020” de EY, en el que participaron más de 250 profesionales top del sector minero a nivel mundial, los principales riesgos para el sector son los siguientes: licencia para operar, efectividad digital, organización de la rentabilidad de la cartera, ciberseguridad, aumento de costos, matriz energética, futuro de la fuerza laboral, disrupción, fraude y commodities del nuevo mundo. Y si bien algunos pueden ser más importantes para cada realidad geográfica, social y económica, todos son transversales dentro de la industria minera. A continuación, nos concentraremos en los tres riesgos más importantes para el periodo 2019- 2020.

Licencia para operar

Este riesgo subió drásticamente, pasando del 7mo al 1er lugar para el 2019, comparado con los resultados del 2018. Las principales razones están alineadas a la redefinición de la imagen de la minería como una fuente sostenible y responsable, comunicando lo correcto y siendo consecuente con lo ofrecido a los stakeholders. La licencia ha evolucionado más allá de algo social o ambiental; hoy en día hay mayores expectativas sobre los resultados del valor de los proyectos mineros. Las compañías mineras necesitan transformar sus modelos de negocio para seguir siendo competitivas e involucrar desde el inicio a los stakeholders en este proceso. En ese nuevo enfoque, la licencia social debe convertirse en parte del ADN de la compañía minera, porque le ayudará a operar de manera responsable, cuidando el medio ambiente, a su gente y a la sociedad, mientras que mantiene la viabilidad del negocio.

Efectividad digital

Las mineras están haciendo grandes avances en la aplicación de soluciones digitales para resolver retos particulares. Solo cuando las mineras apliquen dichas soluciones a lo largo de toda la cadena de valor para crear una mina digital, podrán realmente transformar y emerger como actores dominantes en el mercado. Y como en todo proceso, si el CEO no está involucrado, cualquier transformación no será escalable; en este caso, será meramente tecnológica, no se tendrá ninguna visión clara para toda la organización, ni del negocio integral, presupuesto, ni el adecuado manejo de recursos. Temas como inteligencia artificial combinada con un software de cartografía para identificar yacimientos minerales en etapa de exploración, o análisis integral del impacto de los obstáculos y del comercio —downstream en el área de operaciones o blockchain respaldado por el oro en el área comercial—, son algunos de los temas que están en la mesa de las compañías mineras para esta reciente ola digital.

Maximización de la rentabilidad de la cartera

En vista del incremento de las cotizaciones de los commodities y del flujo de efectivo, las compañías mineras están evaluando en dónde poder asignar capital para asegurar una mayor rentabilidad. Además de construir o adquirir nuevas minas, las compañías también necesitan considerar cuánto capital deberían invertir en innovación y tecnologías transformativas. La disrupción es inevitable; y aquellos que asignen capital a lo digital y a la innovación, se convertirán en operaciones mineras innovadoras y predictivas que generen los más altos márgenes. Lo cierto es que una adecuada estrategia de minería digital (digital mining) puede generar hasta un incremento de 20% sobre el revenue.

Es importante que la compañía minera tenga un enfoque equilibrado entre la rentabilidad para los accionistas, una sólida gestión de capital y del balance general, y una sensata asignación para incrementar la creación de valor.

Hoy en día nos encontramos en una era de disrupción constante que viene de lugares inesperados. Las compañías mineras deberán revisar los principales riesgos de su sector y tomar conciencia de que, si son mitigados de manera consciente, en lugar de verlos como una amenaza, podrán ser vistos como una gran oportunidad de innovar, evolucionar y prosperar.