Disolución del congreso, dudas y explicación política. Entrevista exclusiva a Camila Bozzo Lucioni, analista político.

Entrevista a Camila Bozzo Lucioni, analista político.

¿Se disolvió el congreso? ¿En qué momento?
La disolución se materializó con el Decreto Supremo que se publicó en la edición extraordinaria de El Peruano el mismo lunes 30.

El nombramiento de los jueces del TC estaba en agenda, y el premier solicitó la cuestión de confianza y se la dieron. ¿Podía el presidente Vizcarra disolver el congreso?
El presidente Vizcarra ha interpretado que la confianza le fue denegada pues el Congreso siguió adelante con la elección de los magistrados del TC cuando precisamente presentó este recurso para detener el proceso electoral. El mismo, en su mensaje a la nación, dijo que se trató de un rechazo fáctico de la confianza. Para muchos constitucionalistas esto es cuestionable ya que la confianza se vota y no se interpreta. Para otros es viable pues la votación de la confianza devenía en imposible en tanto el Congreso decidió seguir con la elección de los magistrados. Lo cierto es que estamos en una situación inédita y los vacíos en la Constitución no permiten tener claridad absoluta. A estas alturas, los actores políticos están actuando en su campo, el de la política.

¿Por qué el presidente Vizcarra recurre a esta medida extrema de disolver el Congreso?
Vizcarra asume la presidencia en una situación de absoluta precariedad: con una oposición avasalladora, sin un partido y con una bancada pequeña y fraccionada. Si la oposición congresal hubiera adoptado una postura de diálogo otro hubiera sido el cantar. Pero su actitud confrontacional y obstruccionista durante el gobierno de Kuczynski hacía presagiar todo lo contrario. En estos tres años el fujimorismo y sus aliados han saboteado reformas importantes como la política, han tratado de frenar la reforma universitaria y el enfoque de género, y han blindado a sus amigos y amedrentado a sus enemigos en las comisiones de Ética y Levantamiento de Inmunidad. Han obstruido la lucha contra la corrupción al blindar al juez Hinostroza y al fiscal Chávarry, investigados por pertenecer a la organización criminal Los Cuellos Blancos; y han tratado de invalidar el acuerdo de colaboración eficaz con Odebrecht.
Frente a esta aplanadora congresal Vizcarra ha recurrido tres veces a la figura de la confianza, con el desenlace que ya todos conocemos.

Suscríbase a nuestro boletín diario, el mejor resumen de noticias sobre las regiones del Perú

¿Cómo hemos llegado a esta situación?
La situación extrema que atravesamos no es más que el resultado de la precariedad institucional del sistema político y de partidos y de la mezquindad de nuestra clase política.
Después de la debacle institucional en la que quedamos sumidos tras el gobierno de Fujimori debimos aprovechar para hacer reformas institucionales de fondo que nos permitiesen tener un país más estable, democrático y desarrollado. Lo que hicimos más bien fueron cambios parciales. La reforma política y electoral era crucial pero los congresos que tuvimos, muy convenientemente, se hicieron de la vista gorda. Hoy vemos las consecuencias.

¿La juramentación de Mercedez Araoz fue legal? ¿Qué sucede tras su renuncia?
En estricto, un Congreso disuelto no tiene competencias para realizar ningún tipo de acto, por lo que la juramentación de Mercedes Aráoz es anticonstitucional. Con el apoyo de las FFAA y PNP al presidente Vizcarra, con la convocatoria a elecciones congresales para el 2020 por el JNE, y con el pronunciamiento de la OEA, los hechos se fueron decantando a favor del presidente Vizcarra. Finalmente, ayer por la noche Aráoz renunció a la Segunda Vicepresidencia y declinó la encargatura de las funciones presidenciales. Frente a esto, es a Pedro Olaechea, Presidente de la Comisión Permanente, a quién le correspondería asumir la presidencia en caso de viaje o de renuncia del presidente Vizcarra.

¿Qué escenarios podemos ver?
Difícil anticipar. Existían expectativas sobre el pronunciamiento de la OEA, sin embargo, esta ha establecido que es el TC quien debe pronunciarse respecto a la legalidad y legitimidad de las decisiones adoptadas. Sin embargo, el TC no puede pronunciarse de oficio por lo que el Congreso debería presentar una acción competencial pero esta solo puede aprobarse en Pleno, y tras la disolución del Congreso ya no hay Pleno sino solo Comisión Permanente. Mientras tanto, el JNE ya convocó a elecciones para enero del 2020. Todo apunta a que en enero tendremos un nuevo Congreso que estará en funciones hasta julio del 2021.

Síganos en Facebook

En estas circunstancias, con un país con los partidos destrozados, ¿Quién tiene más posibilidades de ganar? ¿Es la oportunidad de la izquierda?
Con una clase política altamente desprestigiada se abren espacios para las propuestas populistas, radicales y antiestablishment. No creo que la izquierda institucional sea la ganadora de esta debacle. Por un lado, están divididos (Frente Amplio bajo el liderazgo de Marco Arana y Nuevo Perú de Veronika Mendoza) y, por el otro, han pasado también por un proceso de desgaste al formar parte de este Congreso. Más viable veo el surgimiento de un caudillo populista de discurso radical que capitalice el hartazgo ciudadano y rompa con el estado de derecho y el orden constitucional.

¿Qué papel juega Odebrecht en esto?¿Qué tiene que ver el viaje de los fiscales del Equipo Especial a Brasil?
Como parte del acuerdo de colaboración eficaz, Odebrecht entregó al Equipo Especial nuevos codinomes, algunos de ellos relacionados a campañas congresales. Entre hoy y el viernes los fiscales interrogarán a Barata y se conocerá la identidad de los congresistas que recibieron dinero de la empresa. No hay que olvidar que desde que se disolvió el Congreso estos perdieron su inmunidad. ¿Acaso las recientes acciones de un sector del Congreso tienen su explicación en el inminente interrogatorio? Lo sabremos en las próximas horas.

Camila Bozzo Lucioni es: analista político, asesora del parlamentario Gino Costa y master en políticas públicas por la universidad Edimburgo