Anuncios

Revisión de proyecciones globales

Artículo de Mario Guerrero, publicado en el Reporte Semanal (del 09 al 13 de setiembre del 2019) del Departamento de Estudios Económicos del Scotiabank.

La escalada de la guerra comercial entre EE.UU. y China durante el presente año, nos lleva a considerar que es probable que las tensiones comercial se extiendan durante el próximo año, sin que se alcance un acuerdo definitivo. Esto hará retador el crecimiento del mundo en el 2020.

Las autoridades vienen reaccionando con programas de estímulo, principalmente monetarios -los cuales esperamos se extiendan durante el 2020-, pues la capacidad de expansión por el lado fiscal es más limitada (altos niveles de endeudamiento público).

En EE.UU. los indicadores más débiles son los de la actividad empresarial (producción industrial, por ejemplo), y hay cierto temor a recesión entre los agentes económicos. En Europa, el Brexit y la desaceleración del comercio exterior están deteriorando en mayor medida las perspectivas de crecimiento económico. En Asia, los esfuerzos de las autoridades por implementar medidas de estímulos no parecen ser suficientes para compensar el impacto de la guerra comercial sobre el ritmo de crecimiento económico (Japón, Corea del Sur, por ejemplo).

Suscríbase a nuestro boletín diario, el mejor resumen de noticias sobre las regiones del Perú

La evolución de la política comercial de EE.UU. es el principal riesgo visible hoy de cara al 2020. Consideramos que las tensiones comerciales seguirán siendo elevadas en lo que resta del primer mandato del presidente Trump. Esto actuará como un freno al crecimiento global. Si bien es posible cambios de direcciones y correcciones en los mercados, los mismos tendrían una naturaleza temporal. Asumimos que la situación seguirá tensa e incierta en el futuro previsible.

La mayor incertidumbre y su impacto en los mercados financieros nos llevan a una revisión de nuestras proyecciones globales.

La proyección de crecimiento de EE.UU. ha pasado de 1.6% a 1.4% para el próximo año, considerando el impacto de la escalada de la guerra comercial, compensada por la política monetaria más expansiva de la Fed. La aplicación de aranceles recíprocos se refleja en una revisión de la proyección de la inflación hacia el alza, de 2.1% a 2.2% para el 2020. El dólar se fortalecería temporalmente este año (2.5%). El panorama para el 2020 será volátil, por lo que es probable también una corrección.

Las perspectivas en México son menos favorables. El crecimiento económico se ha recortado de 0.9% a sólo 0.2% para este año, seguido de un modesto repunte de 1.0% en 2020, ya que los impactos de la agenda de reformas domésticas y la desaceleración de la actividad comercial de EE.UU. actúan como un freno. Estos factores también explican el recorte de la proyección de inflación, de 4.1% a 3.8% para el próximo año.

Síganos en Facebook

En Brasil se proyecta un crecimiento cercano a 1% este año y a 1.8% para el próximo, consecuencia de la aprobación de reformas que habían estado postergadas por el Congreso. La proyección de inflación se ha recortado para este año, de 4.3% a 3.9%.

En Colombia las perspectivas son auspiciosas, con un crecimiento proyectado de 3.2% para este año y 3.6% para el próximo. El buen desempeño de la economía se refleja también en un mayor ritmo de aumento de precios. La proyección de la inflación se ha elevado de 3.2% a 3.7% para el 2019 y de 3.1% a 3.2% para el 2020.

Respecto de Chile, el recorte de la proyección de crecimiento es severo para este año, de 3.2% a 2.6%, mientras se espera una recuperación a 3.2% para el próximo año. La proyección de inflación se ha revisado al alza este año, de 2.8% a 3.0%, principalmente como consecuencia de la debilidad del peso chileno. Para el 2020, la proyección se recortó de 3.0% a 2.6%.

La proyección de crecimiento económico de China se mantiene sin cambios, en 6.2% para este año y 6.0% para el próximo. La proyección de inflación se revisa al alza para este año, pasando de 2.6% a 2.8%, como consecuencia del impacto de los aranceles en la canasta básica.

En vista del deterioro de las perspectivas económicas, esperamos que los bancos centrales flexibilicen aún más la política monetaria, al menos durante la primera mitad del 2020. En función de la velocidad de recuperación de cada economía, podría esperarse algunos movimientos de tasa hacia la normalización, como en los casos de Brasil y Chile.

Anuncios