Fonafe: “El bajo nivel de inversiones no nos debe asustar”

El Comercio.- En medio de propuestas para crear más empresas públicas, el Fondo Nacional de Financiamiento de la Actividad Empresarial (Fonafe), la corporación que dirige la actividad de las compañías del Perú como Sedapal o Banco de la Nación, comenta su punto de vista sobre el avance de las inversiones de estas y explica el reto pendiente de incorporar más directores independientes.

—¿Considera eficiente la actividad de las empresas estatales?
Están haciendo un buen papel, pero pueden hacer uno mejor si implementamos una serie de medidas. El año pasado hemos tenido más de S/1.000 millones en utilidades, de los cuales S/500 millones se han transferido al tesoro público. Fue un buen año. No estuvo excento de algunas empresas con pérdidas, pero consideramos que no es [un problema] estructural.

—¿Por qué la ejecución de inversiones de las empresas estatales es baja?
La empresa estatal, a diferencia de una entidad del Estado, es un negocio que ofrece bienes y servicios; y tiene una dinámica empresarial en tanto tiene capacidad instalada y operaciones que hacer. Se dan situaciones en donde de acuerdo a esa dinámica la empresa debe retrasar sus inversiones según su conveniencia.

—¿A qué responde las fallas de ejecución?
Yo creo que está relacionado a los factores externos y a la gestión, por qué no decirlo, de algunas empresas que vienen adecuándose al modelo de Invierte.pe, que es más o menos reciente. El bajo nivel de inversiones no nos debe asustar, es más que nada el deber de cumplir con un requerimiento del presupuesto de la Nación.

—¿Qué factores sí le preocupan?
Me preocupa, por ejemplo, que se ejecuten las inversiones y las hagan mal. Al final, eso se traduce en un mal servicio y mal gobierno. Realmente lo que más me preocupa es la sostenibilidad de las empresas.

—¿Qué dificulta la eficiencia de estas empresas ?
Tomemos en cuenta que las empresas del Estado tienen una carga que no tienen los privados: tienen el sistema de contrataciones, el sistema de inversion pública, la Contraloría y hasta un sistema de contabilidad. Para pedir deuda de largo plazo también hay un sistema. Muchos lo comparan con llevar una mochila con piedras. Entonces, eso hace que tengas una capacidad de respuesta que no es la que nos gustaría tener.

—Respecto a los directores de estas empresas, ¿qué criterios se utiliza para nombrarlos?
Hay algunos lineamientos que se han venido trabajando y nos ha permitido contar con mejores directores que en años anteriores. Se pone una valla de una experiencia gerencial mínima de cinco años. También tiene que ser un profesional con maestría; que conozca del negocio y no sea un improvisado. Es un tema primordial porque el director es quien escoge la gerencia, y ellos escogen a todos los que trabajan [en las empresas]. Tiene un efecto cascada.

— En cuanto a los directores independientes, ¿se ha impulsado su ingreso en estas empresas públicas?
No tenemos tantos como quisiéramos. Hay personas que me buscan para ser independientes, pero no es que lo designe alguien. [Los directores independientes] vienen de un proceso por un head hunter externo y no tienen vinculación con ninguno de los ministerios ni con el Estado. Sobre la base de los requisitos que comenté, este head hunter selecciona y nos propone ternas.

— ¿Con cuántos directores independientes cuentan?
A la fecha, tenemos entre 18 y 19 directores independientes. También debemos elevar nuestra cuota de género; ahí no estamos bien. Nuestra cuota de género es al menos 20% en directorios, y estamos en 9% o 10%. Esos temas tenemos que fortalecer.

— Desde el Congreso se plantea la creación de una empresa estatal de telecomunicaciones, ¿cuál es su opinión al respecto?
Yo no puedo opinar al respecto porque es un tema de políticas de Estado. Lo que tenemos como funciones es administrar las empresas que nos encarguen. No puedo decirte si me parecen bien o no.

Para ver noticia original, haga clic aquí.