Regiones del sur: las dos caras de la moneda sobre competitividad en la macroregión

La República.- ¿Cómo saber qué fortaleza tiene Puno o con qué debilidad cuenta Arequipa? Los estudios de competitividad sirven para identificar esos puntos, analizando las situaciones económicas y sociales.

En el Índice de Competitividad Regional (Incore) de 2019, confeccionado por el Instituto Peruano de Economía (IPE), la mitad de las regiones del sur son competitivas, pero la otra no. Arequipa, Moquegua y Tacna pelean los primeros lugares; mientras Cusco no se mueve de la mitad de la tabla. Apurímac y Puno son las peor ubicadas. Las menos competitivas son también pobres. (Ver infografía)

Arequipa, la mejor en salud

La región mistiana es la segunda más competitiva después de Lima. De los seis pilares analizados (Entorno Económico, Infraestructura, Salud, Educación, Laboral e Instituciones), en el que está mejor posicionada, aunque varios refutarán esto, es Salud. Hay mayor cobertura de personal médico

El gerente regional de Salud, Leonardo Chirinos, confiesa que hay muchas deficiencias, pero que se ampliaron las atenciones en especialidades, lo que se reflejaría en el estudio. En lo que más flaquea Arequipa es en Instituciones. En cuanto a criminalidad, es una de las regiones donde se hacen más denuncias, 19 por cada mil habitantes. Para el secretario técnico del Coresec, César Callo, hay más denuncias por la migración venezolana.

Tacna y su educación

Tacna es la tercera más competitiva del país. Esta posición la mantiene desde el 2016. Destaca en Educación ocupando el primer puesto, porque sus estudiantes tienen niveles satisfactorios en comprensión de lectura y matemáticas. En cuanto a Instituciones, también puntea. Se destaca que no cuenta con conflictos sociales y tiene la tasa más baja de homicidios, 3.1 de estos por cada 100 000 habitantes. Sin embargo, en el pilar Laboral, descendió dos posiciones con respecto al 2018.

Moquegua, cuarta

La región de las paltas es la cuarta más competitiva. En cuanto a Instituciones, retrocedió del puesto cinco al nueve. Para el economista Edén Vicente, esto responde al deterioro en las últimas gestiones regionales. Sobre el Índice de Entorno Económico, el economista Javier Flores asegura que la economía en Moquegua está en receso, porque aún no se sienten los efectos del inicio de la construcción de la mina Quellaveco.

Moquegua, además, aún no cuenta con conflictos sociales y tiene la segunda tasa más baja de homicidios.

Cusco y Apurímac

Cusco subió un puesto en el último reporte. Pasó del casillero 12 al 11. Según el estudio, hubo mejoras. En Salud, la región avanzó cuatro posiciones (del puesto 17 al 13) debido al incremento del porcentaje de niños menores de tres años con vacunas completas. Resalta también el incremento de la cobertura del personal médico. El gobernador Jean Paul Benavente mostró su satisfacción por el avance y dijo que las inversiones venideras mejorarán su ubicación.

Mientras que la región Apurímac, donde se halla la mina Las Bambas, cayó tres puntos. Bajó del puesto 17 al 20 en un año. En el Incore 2018, registró el mejor avance de todas las regiones, pero retrocedió estrepitosamente.

Puno sigue ubicándose en los últimos lugares del Incore

Puno es la peor ubicada del sur. Es una de las menos competitivas del país, ubicándose en el puesto 21 de 25 regiones. Aún así, hubo mejoras. En el rubro de Instituciones, subió del puesto 11 al siete. Esto, debido a la mayor ejecución de la inversión pública. En el pilar Laboral, del puesto 21 subió al 19. Esto, en razón a la reducción de la brecha de género por ingresos laborales.

En cuanto a Infraestructura y Salud, retrocedió una posición y se ubica en el penúltimo lugar. El economista Aurelio Medina dijo que Puno podría crecer mucho más, pero no sucede ello, porque se carece de políticas a largo y corto plazo. “Las cifras no sorprenden. No crecemos mucho. Seguimos casi en la misma escala”, dijo.

Para ver noticia original, haga clic aquí.