Postura expansiva del BCR se mantendría ante riesgo de guerra comercial

El Comercio.- Según el Scotiabank, el Banco Central de Reserva (BCR) mantendría su tasa de interés de referencia en 2,75% todo el año, incluso por buena parte del 2020, en la medida en que las expectativas de inflación se mantengan dentro del rango meta (entre 1% y 3%) y que la actividad económica persista con un ritmo por debajo del potencial ante el impacto de la escalada en la guerra comercial entre EE.UU. y China.

“El BCR ha mantenido su tasa de interés de referencia en 2,75% por 14 meses consecutivos, sobre la base de una trayectoria de la inflación y sus expectativas dentro del rango meta (entre 1% y 3%), una economía con signos de debilidad en los primeros meses del año, un tipo de cambio relativamente estable, precios de metales que no están tan bajos ni tan altos y mayor volatilidad en mercados internacionales”, señaló la entidad en su reporte semanal.

INFLACIÓN

​El ritmo de inflación se aceleró en abril (a 2,6%) y se mantendría relativamente elevada en mayo, principalmente debido a un efecto base, pues la inflación fue negativa en abril de 2018 y casi cero en mayo del 2018, por lo que la aceleración de la trayectoria es transitoria. Debido a ello la inflación subirá sin que necesariamente el BCR eleve su tasa de interés de referencia. La inflación debería disminuir después del segundo trimestre, hasta el 2,4% al final del año, según la proyección del Scotiabank.

Para la entidad, la expectativa de inflación a 12 meses parece haber alcanzado un punto de quiebre en marzo (2,33%), pues en abril se elevó a 2,38%, en línea con nuestra proyección anual de 2,4%.

“En su comunicado, el BCR destacó la debilidad de la actividad económica del sector primario durante el 1T19, lo que ha mantenido a la economía en su conjunto en un ritmo de crecimiento por debajo del potencial”, explicó Scotiabank.

De acuerdo al reporte semanal, el comunicado del BCR llama la atención sobre la mayor volatilidad de los mercados financieros tras la escalada de la guerra comercial entre EE.UU. y China con una nueva ronda de aranceles recíprocos que pone fin al periodo de tregua entre diciembre del 2018 y abril del 2019.

Con ello aumenta el riesgo de desaceleración económica global y su impacto en el Perú, a través de precios de metales más bajos. El precio del cobre en particular, con un alto impacto en la balanza comercial, recaudación tributaria y canon minero, ha descendido 6% en lo que va de este mes, subrayó Scotiabank.

“En este contexto consideramos que el BCR mantendría la orientación expansiva de sus política monetaria, a pesar de que la tasa de interés real se ubica en 0,37%, lo cual es claramente expansivo para un nivel neutral cercano a 1,75%”, precisó la entidad.

EXPECTATIVAS DE INFLACION A 12 MESES (En %)

Los fundamentos macroeconómicos del Perú en este nuevo episodio de tensión comercial se mantienen sólidos, en términos de reservas internacionales elevadas (US$ 65,3 mil millones, equivalentes al 29% del PBI), déficit fiscal reduciéndose (equivalente al 1,7% del PBI a marzo), superávit comercial, aunque con un ritmo decreciente, rendimientos de bonos soberanos atractivos y volatilidad cambiaria moderada.

Por su parte, el sol peruano se ha depreciado 0,6% en lo que va del mes, en línea con la pérdida de valor promedio de las monedas emergentes (0,5% según el MSCI Emerging Markets Currency Index).

“Si bien el dólar ha ganado valor frente a sus pares emergentes, no ha sido así frente a las monedas duras, perdiendo 0,2%, según el índice DXY. La debilidad del dólar se ha reflejado también en la subida del precio del oro (+1,3%) en ese mismo periodo”, menciona Scotiabank.

De seguir escalando el conflicto comercial podría afectar el ritmo de crecimiento de la economía peruana, según el BCR, lo que conllevaría a los analistas hacia una posible revisión a la baja de sus proyecciones económicas.

Para ver noticia original, haga clic aquí.