Apurímac: región se ubica entre las más pobres del país, según INEI

El Comercio.- De acuerdo al informe Evolución de la Pobreza Monetaria 2007-2018, elaborado por el INEI, el 20,5% de la población –esto es 6.593.000 peruanos– sigue viviendo en pobreza dado que sus gastos per cápita no llegan a cubrir el costo de una canasta básica de consumo.

Esta última asciende a S/344 per cápita, sin incluir transporte y comunicaciones, vivienda y servicios básicos, muebles y enseres, educación, salud, esparcimiento, etc. Con ello, la canasta de una familia de cuatro miembros asciende a S/1.376.

Asimismo, según el INEI, para clasificar a las regiones estas fueron distribuidas en cinco grupos de departamentos con niveles de pobreza monetaria estadísticamente semejantes durante el 2018.

El primer grupo lo integra Cajamarca como la región más pobre del Perú. La pobreza monetaria en ese departamento se encuentra en un rango entre 37,4% a 46,3% de la población.

Apurímac se ubica en el segundo grupo de regiones más pobres, junto con Amazonas, Ayacucho, Huancavelica, Huánuco, Loreto, Pasco y Puno, con una incidencia de pobreza de entre el 32,9% y 36,2% de la población.

En un tercer grupo están las regiones de Áncash, Cusco, Junín, La Libertad, Piura y San Martin. En estas la incidencia de pobreza se ubica entre el 21,6% y 24,6% de la población.

El cuarto grupo lo conforman Arequipa, Lambayeque, Moquegua, la Provincia Constitucional del Callao, Lima, Tacna, Tumbes y Ucayali con un rango entre el 11,3% y 13,8%.

Ica y Madre de Dios, por su parte, son los departamentos con menor cantidad de población pobre. Solo entre el 2,1% y 4,8% de la población vive en condiciones de pobreza.

INGRESOS Y GASTOS

En cuanto al ingreso real promedio per cápita mensual de la región Apurímac, este pasó de S/615 (2017) a S/650 (2018); mientras que el gasto real promedio per cápita subió de S/497(2017) a S/502 (2018).

Cabe resaltar que Apurímac –con una población de 458.830 habitantes– logró reducir su pobreza de 69,5% en el 2007 a 35,9% en el 2017 gracias a la expansión de la inversión minera que generó mayores niveles de empleo y de actividad económica en la región.

Pese a ello, al 2017 se posicionó como la cuarta la región más pobre del país. Esta situación podría continuar o empeorar si los ingresos de la región se ven afectados.

Precisamente entre los principales ingresos de Apurímac están las regalías mineras recibidas, que solo en el 2018, sumaron S/249,2 millones.

Para ver noticia original, haga clic aquí.