Indecopi tendría equipo de al menos 35 personas para el control de fusiones

Gestión.- Con la aprobación de un dictamen en consenso entre las fuerzas políticas y el Ejecutivo, la implementación del control de fusiones y adquisiciones en el Perú parece ser inminente. Mientras se espera que el dictamen sea aprobado en el Pleno, Indecopi ya alista sus primeras acciones para ejercer una nueva función en el mercado.

Ivo Gagliuffi, presidente de Indecopi, reveló que se creará una división de control de fusiones, la cual estará adscrita a la Secretaría de Libre Competencia de Indecopi. Esta división tendrá dos equipos que funcionarán como una doble instancia ante una eventual apelación de una solicitud de fusión.

“Hemos calculado un equipo en primera instancia de unas 20 personas y en segunda instancia de unas 15 personas. (En total) Entre 35 y 40 funcionarios. Sería una división especial”, dijo Gagliuffi a Gestion.pe.

Además, indicó que se prepararía un concurso público para la elección de estos profesionales, que sería solo abogados y economistas. “Necesitamos gente de muy buen nivel y por eso estamos viendo la posibilidad de abrir un concurso”, indicó.

Gagliuffi estimó que conformar el equipo de control de fusiones no les debería tomar más de seis meses, pues Indecopi deberá empezar a ejecutar el control luego de un año de aprobada la ley. Además, indicó que durante los primeros seis meses también deberán elaborar el reglamento de la norma.

“Previendo de que es una posibilidad inminente que se apruebe el dictamen, desde ahora estamos evaluando los costos de personal, los perfiles, etc, para que cuando finalmente se apruebe estemos listos para activar el protocolo. Nosotros trataremos de que sea lo más pronto posible y que no exceda un semestre”, comentó.

Este equipo recibirá una serie de capacitaciones con “expertos internacionales que ya han visto en la práctica casos de fusiones”, dijo Gagliuffi. El presidente de Indecopi saludó la aprobación de un dictamen en consenso entre el Ejecutivo y el Legislativo.

“Ha sido bien interesante porque es un caso emblemático de como el Congreso y el Ejecutivo pueden conversar de manera profesional, con tiempo y tecnicismo y alcanzar una propuesta que cumple con los estándares internacionales”, comentó Gagliuffi.

Para ver noticia original, haga clic aquí.