Arequipa: gas boliviano no puede importarse hasta región

El Pueblo.- Gobernador Cáceres Llica anunció que gestionará el traslado de gas boliviano a la región. Especialista sostiene que legalmente no se puede. Es imposible que el gas se pueda vender en Arequipa para servicio domiciliario o industrial, porque existe una empresa que tiene la concesión de la distribución por muchos años.

Es imposible que el gas se pueda vender en Arequipa para servicio domiciliario o industrial, porque existe una empresa que tiene la concesión de la distribución por muchos años, así que hay que darle un jalón de orejas a quien viene mal aconsejando al gobernador regional, indicó el especialista en hidrocarburos, Antonio Gamero Febres.

La autoridad regional mediante comunicado señaló que ratifica su compromiso con la población de escasos recursos económicos, de conseguir combustible mucho más barato y para ello está sosteniendo conversaciones con funcionarios del gobierno boliviano, incluso anuncia que una comisión del Gobierno Regional de Arequipa estaría viajando a dicho país para ultimar detalles.

“Creo que hay desinformación al respecto porque la realidad de Puno es muy distinta que la de Arequipa, Moquegua o Tacna. En Puno no hay distribución de gas oficial y allí sí se puede ver la forma de trasladar el gas desde Bolivia. En Arequipa existe una concesión ganada por la ex empresa Fenosa, ahora llamada Naturgy”, añadió.

Esta empresa distribuidora de gas ganó una concesión para dotar del servicio a las regiones Arequipa, Moquegua y Tacna por el lapso de 21 años, con la posibilidad de hacer una renovación de contrato por 60 años más. En cualquier lugar que no alcance la concesión se puede llevar a otra empresa para que preste el servicio.

Hay algo que la población también desconoce, y al parecer las propias autoridades, y es que el gas que se distribuye en Puno, que se vende ilegalmente en las fronteras, pese a que es más barato, es de mala calidad, es decir, no tiene el poder calórico al que está acostumbrada la población arequipeña, al momento de cocinar no va a tener la misma potencia y va a durar menos.

DATO
A ello hay que sumarle, dijo, que el balón solo pesa ocho kilos, mientras que el que se distribuye en Arequipa es de 10 kilos. Habría que sacar los costos beneficios y ver si realmente existe alguna diferencia sustancial. Si es que se llega a concretizar la compra en balones, que se exija el mismo o mayor valor calórico que el que se tiene en Perú. “No por ser más barato debe ser mejor”, agregó Gamero.

Para ver noticia original, haga clic aquí.