Caja Trujillo tiene como meta superar los S/ 1,776 millones en créditos al término de 2018

“Caja Trujillo tiene una variedad de productos, los cuales se promocionan en todos los departamentos donde tenemos presencia”, explica Justo Omar Díaz Díaz Jiménez. “Sin embargo, como mercado primario, nos enfocamos en créditos micro, pequeña empresa y consumo”.

¿Cuáles son las principales fortalezas de Caja Trujillo?

Caja Trujillo tiene un ratio de capital global de 19.65%. Este indicador se mantiene por encima del que registra
el sistema de Cajas Municipales, debido a la política de capitalización de utilidades y constitución de reservas. Esto significa que se cuenta con capital suficiente para lograr un crecimiento sostenido y, además, hacer frente a los diferentes riesgos de negocios a los que se expone toda institución financiera.

Otra fortaleza es el nivel de cobertura —tanto de la cartera atrasada como de la cartera refinanciada—, constituido en parte por provisiones voluntarias, lo que brinda respaldo ante un posible deterioro en la calidad de cartera de
créditos. Los indicadores de liquidez cumplen con holgura los mínimos regulatorios; esto se sustenta en los
fondos disponibles que gestiona la tesorería.

Además, la marca Caja Trujillo es reconocida en el norte del país, pero busca posicionarse en otras zonas, a través
de su red de agencias y canales alternativos de atención, con un personal de amplia experiencia en microfinanzas.

¿Qué expectativas de crecimiento tiene Caja Trujillo para este año?

Se tiene como meta de crecimiento superar los S/ 1,776 millones al término del presente año, lo que implica un
crecimiento de 13.9% (S/ 216.4 millones). La estrategia es focalizar la expansión de la oferta crediticia en los
segmentos microempresa, pequeña empresa y personas (consumo).

Para el segundo semestre de 2018, las expectativas incluyen mantener los más de 550,000 clientes vigentes e incorporar al menos 5,000 clientes nuevos —4,000 en créditos y 1,000 en ahorros—, así como mantener el
liderazgo del sector en La Libertad. Además, se espera un crecimiento de 13.8% de los créditos —con lo cual se
alcanzaría una cartera de cerca de S/ 1,800 millones— y un 8.8% de crecimiento de los ahorros del público,
con lo que se alcanzaría un saldo de aproximadamente S/ 1,600 millones. También, se prevé que los créditos
a la microempresa crecerán 18.4% y los créditos a la pequeña empresa, 15.5%, y que se alcanzará un ratio
de morosidad menor al 5.5%. En definitiva, se espera superar las utilidades alcanzadas en el 2017.

Suscríbase a nuestro boletín diario, el mejor resumen de noticias sobre las regiones del Perú

Tanto la Caja Arequipa, que es totalmente pública, como las municipalidades están buscando activamente nuevos inversionistas para poder vender acciones de la municipalidad.

Me parece bien que este tipo de situaciones se puedan dar. El fortalecimiento es algo primordial en toda entidad microfinanciera, especialmente cuando el ente regulador está dando espacio a las cajas municipales para complementar con nuevos productos y que puedan manejar cuentas corrientes y tarjetas de crédito; incluso, en el futuro, podrán trabajar con líneas de exportación.

La ley establece que hasta el 30% del accionariado lo puede componer un privado. Dentro de nuestros planes se encuentra el adquirir una institución financiera, para que podamos fusionarnos por absorción —nosotros absorber a esas entidades—.

Actualmente estamos en búsqueda de instituciones más pequeñas para realizar esta operación. Actualmente hay varias cooperativas que quieren ser supervisadas por la Superintendencia, pero esta última no les da licencia. ¿Cuál es su opinión sobre este tema?

La Superintendencia establece estándares, pero lo hace para que todos los que estamos regulados mantengamos nuestra competitividad a lo largo del tiempo. Hace unos meses existían ocho cajas rurales; ahora solo hay unas tres. Lo que busca la Superintendencia es eficiencia a nivel de las microfinanzas, porque hay que tener en cuenta que uno de los factores de riesgo en este sector es el sobreendeudamiento. Por lo tanto, el papel de la Superintendencia y de la normativa se enfoca principalmente en garantizar un nivel de competitividad adecuado para toda la industria.

Síganos en Facebook

¿Cuáles son las perspectivas económicas para el norte del país?

El crédito en La Libertad está creciendo por debajo del promedio nacional —alrededor de 7% versus 10%, con
datos de junio de 2018—; además, la minería en La Libertad ha caído cerca de 30% en mayo, mientras que a
nivel nacional bordea el 0%. Asimismo, las inversiones en curso son inversiones pequeñas, que no pasan de S/ 7
millones cada obra.

Al mismo tiempo, en la región Cajamarca, donde nuestra institución tiene mayor influencia, las perspectivas empresariales se muestran generalmente positivas. La región tiene un desarrollo agroindustrial fuerte y, en estos momentos, necesita por lo menos US$ 5,300 millones de inversión en explotación de cobre. Esto va a influir de forma positiva en el crecimiento de otras regiones, como Lambayeque y La Libertad. En especial, en La Libertad, se mantienen muy buenas expectativas.

¿Qué expectativas tiene sobre los esfuerzos de reconstrucción del norte del país?

Todas las entidades financieras en el norte nos vimos afectadas, principalmente por los créditos que habíamos
otorgado a los clientes que realizaban actividades en los sectores afectados por el fenómeno de El Niño. Lo
que resultó positivo para nosotros es que, al darse este fenómeno, pudimos actuar rápidamente para poder
apoyar a cada uno de estos clientes con el proceso de reconstrucción, de forma que, de los 152 millones
de colocaciones que teníamos en ese momento, solo nos quedan saldos por tres millones; el resto ya se ha
recuperado. Y veo con buenos ojos que se comienza a materializar el fondo de reconstrucción del norte. Vamos
a ver obra pública en los próximos meses.