Tasa en dólares mantiene firme senda alcista

Scotiabank.- El acuerdo comercial alcanzado entre EE.UU., Canadá y México deja atrás 13 meses de negociaciones y permite
afianzar expectativas favorables sobre el bloque, luego de un año marcado por la tensión comercial.

La economía de EE.UU. ha registrado un buen dinamismo a pesar de la guerra comercial que sostiene con China. La
actividad económica se expandió a un ritmo superior al potencial (4.2% durante el 2T18), el mercado laboral se
mantiene sólido, con una tasa de desempleo cercana al nivel de pleno empleo (3.9%), y un ritmo de inflación que
fluctúa alrededor del nivel objetivo (2.2% en la trayectoria de inflación subyacente hasta agosto de 2018.)

Este desempeño explica la razón por la que la Reserva Federal (Fed) ha mejorado la proyección de crecimiento
económico de 2.8% en junio pasado a 3.1% para este año. Es en este contexto que la Fed proyecta una subida
adicional de la tasa de interés de referencia para su reunión del 19/12 –hoy con una probabilidad mayor al 70%- y tres subidas en el 2019, a 3.25%. En el 2020 solo habría una subida de la tasa, a 3.50%.

Suscríbase a nuestro boletín diario, el mejor resumen de noticias sobre las regiones del Perú

La supresión del término “acomodaticio” en el último comunicado sugiere una postura menos expansiva para la
política monetaria, no obstante, aún la tasa de interés real es negativa (-0.5%) y el tamaño de la hoja de balance de la Fed excede en cinco veces lo que era antes de los programas de estímulo monetario.

Hasta ahora la Fed ha subido tres veces su tasa de interés de referencia en lo que va del año y ocho veces desde queinicio el ciclo de alza de tasas en diciembre de 2015. La economía de EE.UU. parece estar absorbiendo bien el mayor costo de financiamiento. Las tasas de interés hipotecarias para préstamos hasta 30 años alcanzaron su nivel más alto en siete años -desde abril de 2011- (4.72%) y se espera que se aproximen a 5.0% en el 2019.

Síganos en Facebook

Los mercados financieros no registraron cambios significativos tras la decisión de la Fed, pues la misma ya viene siendo descontada con suficiente anticipación. Más bien ahora lucen animados con el nuevo acuerdo comercial.
Sólo el oro mostró una mayor debilidad, cotizando por debajo de su nivel sicológico de USD 1,200 por onza. El oro es sensible a los aumentos de tasas, ya que aumentan los rendimientos de los bonos del tesoro, y a la apreciación del dólar. En el caso del cobre, la apreciación del dólar hizo que el precio retrocediera pero en una magnitud moderada.

El rendimiento del bono del Tesoro de 10 años registró un rally desde 2.80% a mediados de agosto hasta casi 3.10% en la víspera del aumento de la tasa de la Fed, para posteriormente corregir, ubicándose actualmente por encima
del nivel sicológico de 3.0%. Prevemos un rendimiento cercano a 3.05% para fin de año, similar al nivel actual, y de
3.30% para fines del 2019.

El dólar (DXY), que venía débil en la víspera de la reunión de la Fed, se apreció por la mayor debilidad del euro ante los problemas fiscales en Italia, alcanzando su nivel técnico de 95 puntos en el índice DXY. Este nivel es técnicamente
fuerte, por lo que es posible que continúe oscilando alrededor de 95 puntos como lo viene haciendo ahora. Los nubarrones despejados por el nuevo acuerdo comercial, denominado USMCA (United States-Mexico-Canada Agreement, por sus siglas en inglés), contribuye a darle soporte. A ello se suma el impacto menor a lo esperado de la guerra comercial con China, al menos según muestran los datos hasta ahora.

EE.UU. ha mantenido un déficit comercial creciente a pesar de la imposición de aranceles a China desde julio. El nuevo acuerdo USMCA brinda facilidades a los productores lácteos estadounidenses y deja espacio para que la política proteccionista continúe en la industria automovilística, elevando la valla de exportaciones canadienses que no estarían sujetas a nuevos aranceles por un amplio margen.