Arequipa: región importa material para ya no usar plástico

La República.- Hace dos meses Bioenvases AQP comercializa envases biodegradables que se convierten en abono. Recicladores de Arequipa también ponen su grano de arena por la descontaminación.

Arequipa. A un paso de que la ley para reducir el uso de bolsas de plástico, cañitas y envases de tecnopor sea aprobada. La Comisión de Pueblos Andinos del Congreso dio luz verde al dictamen y solo falta que el pleno la ratifique.

Si se promulga la norma, gradualmente se dejará de usar en el país estos plásticos y así se reducirá la contaminación. El objetivo es que al 2021 no se fabrique, importe ni distribuya estos materiales, salvo algunas excepciones como bolsas para alimentos a granel por higiene.

La medida sería una oportunidad para poder fabricar productos biodegradables y para proyectos de reciclaje amigables con el ambiente.

Un negocio biodegradable emergente
Por ejemplo, en Arequipa ya se dio un paso. Existe la pequeña empresa Bioenvases AQP de Leyla Rosell y Fresia Morales, dos ingenieras biotecnólogas que apostaron por importar los envases que se convierten en compost (abono) en menos de 70 días.

Cuentan que empezaron hace dos meses pero ya han encontrado un buen mercado en Arequipa. “Ya tenemos dos clientes seguros que nos hacen pedidos siempre y otros que están empezando a creer en esta opción”, indica Rosell.

Ellas comercializan tapers, vasos, platos, bandejas, servilletas, cepillos y hasta hisopos. Estos productos se hacen en base a almidón de maíz, algodón y caña de azúcar. Pueden ser usados varias veces hasta que empiezan a convertirse en tierra y sirven como abono para las plantas.

El problema es que la importación resulta muy cara. Mientras que un vaso de plástico puede costar menos de cinco centavos, uno biodegradable vale 50 veces más. “Esperamos que con las nuevas políticas se puedan abaratar los costos. Lo que buscamos es revertir el daño que han hecho los plásticos por más de un siglo”, señaló Fresia Morales.

Un problema global
El plástico no es un producto viejo. Fue Hendrik Baekeland quien creó en 1910 el primer plástico 100% sintético. Desde ese momento el producto evolucionó hasta la sintetización del polietileno y el polipropileno, los más usados hoy.

Con el tiempo se ha convertido en la principal causa del calentamiento global. Las cifras son escalofriantes. Solo en lo que va de este siglo se tiró 6300 millones de toneladas de plástico y se espera que para el 2050 sean 12 mil millones. “Cada minuto se consumen 10 millones de bolsas de plástico en el mundo y solo se recicla el 9%. La realidad en Perú y Arequipa es parecida pero los números son más alarmantes”, indica Rodolfo Aragón Catalán, jefe del proyecto Arequipa Reciclaje Inclusivo.

El Perú genera 6.300 toneladas de este material al año. De este, apenas se recicla el 6.26% y el resto se incinera, se almacena en botaderos o llega al fondo marino. En Arequipa se desecha 82 toneladas al día, pero apenas se recicla cinco.

El reciclaje hormiga
Ante el problema, el gobierno inició hace una década una política de reciclaje. En Arequipa 18 comunas trabajan junto al Ministerio del Ambiente y el municipio provincial el programa “Mi Arequipa Limpia”.

Este reúne a 116 recicladores. Los formalizaron, los capacitan, les proveen de equipamiento y les dan rutas para que salgan a acopiar basura reciclable casa por casa.

80% de los acopiadores son mujeres que han encontrado en el reciclaje un negocio. Ganan entre S/ 500 y mil soles mensuales, aparte de que aportan a limpiar la ciudad.

“Pero su trabajo es apenas un ladrillo del muro contra la contaminación”, explica Sandra Torres, coordinadora de Mi Arequipa Limpia.

También hay pioneros que empezaron a reciclar aceites para hacer jabones, relata Torres. Su trabajo aún es experimental pero ayuda. Otros reciclan plásticos para venderlos al por mayor en plantas de Lima. El gran problema es que en la región Arequipa no hay una sola planta que transforme los plásticos usados en algo nuevo. Tarea pendiente.

Para ver noticia original, haga clic aquí.