Habrá mayor plazo para decidir si se extiende Ley de Promoción Agraria

Gestión.- El Gobierno se tomará inicialmente 60 días para analizar el futuro de la Ley de Promoción del Sector Agrario (Ley 27360), que enfrenta dos posiciones al interior del Gabinete: quienes piden la continuidad y quienes piden estudiar los impactos enfocados en el tema laboral.

Según fuente del Ejecutivo, esta revisión no tendría que ver con las recomendaciones laborales frente al TLC con Estados Unidos, sino sobre los resultados de la Ley de Promoción Agraria, por ejemplo, el subsidio cruzado a Essalud, por alrededor de S/ 300 millones.

La semana pasada se contempló retirar la propuesta en el pedido de facultades legislativas, pero el primer ministro, César Villanueva, indicó que debería tener una mayor discusión, no solo en el Gabinete sino entre las empresas y los trabajadores. Y el presidente Martín Vizcarra ha indicado la opción de presentarlo como proyecto de ley (ver página 35).

Informe
Según un informe presentado al interior del Ejecutivo, sobre la mencionada ley y que habría motivado su eventual retiro, detalla que la norma tiene un enfoque en la reducción de los costos laborales por trabajador y no en la mejora de su productividad, dado que predomina el autoempleo.

Además, precisan que, en el sector agrario, 8 de cada 10 asalariados privados se encuentran en condición de informalidad laboral.
Asimismo se indica que quienes realmente se beneficiaron (con mayor rentabilidad) fueron aquellos segmentos empresariales que estaban en capacidad de asumir los costos laborales derivados del régimen laboral general: principalmente productores de la costa y agroindustriales.

Si bien, tras la Ley de Promoción Agraria hubo un impulso en la contratación de personas, menciona que desde el 2007 el ritmo de crecimiento se estabiliza. Además, un aspecto que destaca el informe es que el número de trabajadores con contratos bajó en 26%, si se compara los años 2008 y 2017.

Otro de los mayores efectos en la contratación temporal ha sido, además de la alta rotación o la afectación en la tasa de sindicalización, que se produjo el estancamiento en las remuneraciones reales promedio (ver gráfico adjunto). Además, una menor cobertura efectiva en los mecanismos de protección social en salud y pensiones, con una aportación de 4%, versus el 9% de otras actividades, que asimismo impacta en la estabilidad financiera de Essalud.

En el caso de la CTS, el informe detalla que se ha desnaturalizado, ya que los aportes se incorporan como parte de las remuneraciones de los trabajadores.

En el informe se expone que las empresas grandes son las que más utilizan este tipo de contratación laboral, bajo el régimen agrario.
De las 1,205 empresas que estabas incluidas en el régimen agrario, 15 de ellas (1.2%) concentraban en el 2008 al 42% de trabajadores comprendidos en el régimen laboral agrario, elevando esta concentración al 49.4% en el 2017.

“De estas 15 empresas, solamente 1 tenía menos de 100 trabajadores en el 2008. En el 2017 se consolidan todas con 3,678 trabajadores como mínimo y 21,664 trabajadores como máximo”, detallan.

Para ver noticia original, haga clic aquí.