El sector minero y las posibilidades de Martín Vizcarra

El reto asumido por el actual presidente, Martín Vizcarra, es grande; sin embargo, tiene a su favor el contexto internacional positivo y, potencialmente, un mayor gasto público, que se perfilan como los motores de crecimiento
para este año. Los precios de los metales muestran una evolución favorable, principalmente el cobre y el zinc, y se observa también una buena recuperación del precio del oro.

Para el cobre, el precio spot a marzo de 2018 fue de US$ 3.00 por libra (en 2017 fue de US$ 2.80 por libra), para el oro fue de US$ 1,350 por onza (en 2017 fue de US$ 1,259 por onza) y para el zinc fue de US$ 1.46 por libra (en 2017 fue de US$ 1.31 por libra). Este incremento en los precios de los metales mejora el contexto para las empresas mineras e invita a que se generen más inversiones en el sector.

En el mes de enero de 2018, se registró una tasa de crecimiento de 29.8%, en la inversión en la exploración minera, según señala el Ministerio de Energía y Minas. Los resultados alentadores para la inversión en exploración minera se
vienen presentando desde el cuarto trimestre de 2017, con tasas de crecimiento por encima del 10%, por lo que ello va vislumbrando un panorama positivo en este sector, favoreciendo también a empresas proveedoras de servicios
mineros directos e indirectos y, con todo ello, a la generación de empleo y de un mayor canon minero para las regiones en las que se desarrollan estos proyectos.

En un escenario optimista, algunos proyectos mineros podrían adelantar su construcción, para iniciar a fines de 2018 o inicios de 2019. Es el caso de Mina Justa, proyecto de la empresa Marcobre, ubicado en Ica; la inversión estimada
para Mina Justa es de US$ 1,350 millones y podría iniciar su construcción en el último trimestre de 2018. Igualmente, el proyecto Quellaveco, de Anglo American, ubicado en Moquegua, con una inversión de US$ 5,500 millones, podría iniciar su construcción a fines de 2018, adelantándose algunos meses al escenario base de iniciar la construcción a finales del primer trimestre de 2019. También podría adelantarse la ampliación de Toromocho en Junín, perteneciente a la empresa minera Chinalco, con una inversión de US$ 1,300.

Suscríbase a nuestro boletín diario, el mejor resumen de noticias sobre las regiones del Perú

En este mismo escenario optimista, posiblemente inicien su construcción a fines de 2019, en Arequipa, los proyectos
de Tía María, de Southern Copper Corp., con una inversión de US$ 1,400 millones, y Pampa de Pongo, de Zhongrong
Xinda Group, con una inversión de US$ 1,500. En Puno, está en espera Corani, de la minera Bear Creek, con una
inversión de US$ 625 millones. El futuro de estos proyectos es incierto, especialmente para Tía María, ante los
conflictos sociales suscitados con los pobladores del valle de Tambo.

Según declaraciones del viceministro de Minas, Ricardo Labó, serán nueve los proyectos mineros cuya construcción se pondrá en marcha en 2018; la inversión desembolsada para esta primera etapa representa el 28% del total de inversión minera en Perú entre 2018 y 2021.

El cambio de Gobierno y las medidas políticas futuras pueden ser un factor trascendental para el sector minero,
considerando los retrasos que se han venido dando, especialmente en proyectos como Quellaveco, Mina Justa y
Pampa de Pongo.

Síganos en Facebook

Las perspectivas tras el ingreso de Martín Vizcarra como presidente constitucional del Perú, sucesor de Pedro Pablo Kuczynski (PPK) luego de su renuncia, son favorables hasta el momento. Tras la salida de PPK, los mercados reaccionaron positivamente. La percepción es que Perú debería mostrar mejores tasas de crecimiento, considerando el buen momento del mercado internacional, los bajos costos de financiamiento y los próximos Juegos Panamericanos, además de los efectos de la Reconstrucción con Cambios (RCC).

No obstante, a marzo de 2018, las expectativas de avance de obras de infraestructura, especialmente de las asociaciones público-privadas (APP) de transporte e irrigación, se han moderado. Donde antes se proyectaban inversiones por US$ 1,700 millones en 2018 y de hasta US$ 2,100 millones en 2019, ahora se esperan US$ 1,200 millones para 2018 y US$ 1,400 millones para 2019.

A corto plazo, y según la encuesta de expectativas macroeconómicas del Banco Central de Reserva del Perú (BCRP), a marzo de 2018, la tasa de crecimiento de Perú para este año estaría entre 3.1% y 3.5%, como consecuencia del cambio de Gobierno y las secuelas del “Club de la Construcción”. Para 2019 y según el Reporte de Inflación a marzo de 2018, el BCRP estima un crecimiento de 4.0%, siendo crucial aquí cómo se maneje el tema político y la
gobernabilidad del país en los próximos meses.

Publicado en Mercados & Regiones número 24, abril de 2018