Lanzan nueva ruta turística en Cusco que muestra emprendimiento de siete comunidades

Agencia Andina.- Con la asistencia técnica de Sierra y Selva Exportadora se lanzó la “Ruta del último puente inca a la cordillera Arcoíris” ubicado en la región Cusco, y que mostrará los emprendimientos de siete comunidades cusqueñas, destacó el presidente de dicho organismo público, Alfonso Velásquez.

Se trata de las comunidades de Pomacanchi, San Pedro, Palcoyo, Huinchiri, Chaupibanda, Qollana Quehue y Chocayhua, anotó.

Esta propuesta ha sido un ejemplo de alianza público privada en la que se han integrado a las provincias de Acomayo con su distrito de Pomacanchis, de Canchis y Canas.

Velásquez explicó que, en el 2016, el Programa Nacional de Turismo Andino de Sierra y Selva Exportadora prestó asistencia técnica a las municipalidades provincial de Canchis y distrital de Checacupe, así como al sector privado de la provincia en el rubro de turismo, a través de la Mesa Provincial de Turismo.

De esta manera decidieron integrar a los emprendimientos de este corredor vial sur del Cusco que llega a Puno, y dinamizar la economía de sus localidades a partir del turismo, con un soporte importante privado a través del único operador turístico de Canchis, Pacha Runa Tours, que trabaja netamente con comunidades campesinas y responsabilidad social.

Atractivos de la ruta

La citada ruta muestra la riqueza del patrimonio cultural del Cusco, siendo uno de los atractivos estrella el puente inca de Q’eswachaka, reconocido como Patrimonio Cultural de la Humanidad por la Unesco, único en su tipo en uso que ha sobrevivido a tantas generaciones por más de 500 años.

Este puente colgante se ubica en el distrito de Quehue, provincia de Canas, sobre el río Apurimac, a 3,700 metros sobre el nivel del mar. Forma parte del camino inca y es una muestra de la ingeniería de esa época. Tiene casi 29 metros de largo y 1.2 metros de ancho.

El puente de Q’eswachaka, que se encuentra a 110 kilómetros al sureste de la ciudad del Cusco, está hecho de fibra vegetal o paja trenzada de ichu y chachacomo, y se ha mantenido hasta hoy la tradición de las técnicas, rituales y el sistema de trabajo comunitario.

Asimismo, se organiza un festival anual en el mes de junio que dura cuatro días, donde se reemplaza las estructuras del puente por uno nuevo con la participación de cerca de 1,000 comuneros.

Durante el recorrido se podrá admirar las cuatro lagunas de Pomacanchi en el que su flora y fauna permite realizar actividades de pesca deportiva. Frente a la laguna, el albergue turístico comunal oferta servicios gastronómicos locales y alojamiento para los turistas.

Además, podrá visitarse la comunidad de Racchi, en el distrito de San Pedro, en el que se disfrutará del turismo vivencial en el albergue eco turístico comunal, y de la alfarería inca con productos de arena volcánica que utilizan sus moradores. También se puede visitar el Templo de Wiracocha.

Por la parte norte se llega a la Cordillera Arcoriris, situada en el distrito de Checacupe, en la comunidad de Palcoyo, a 4,900 metros sobre el nivel del mar. Se trata de una serie de montañas que se caracterizan por sus diversos colores. “Aquí hay otros atractivos como bosque de piedras, paisajes naturales y el nevado de Ausangate”, explicó Manuel Abarca, de Pacha Runa.

Esta cordillera, dijo, no tiene más de un año de conocida y su gama de tonalidades se descubrió por la desglaciación de los nevados. Tiene bases y sedimentos lacustres y marinos. Cada color posee diferente composición de minerales. Montañas similares solo existen en China y Argentina, expresó.

Su competencia es otro cerro de colores que se llama Winicunca en su denominación indígena. Está en el corazón de la cordillera más larga del planeta (7,240 kms). Actualmente recibe 500 visitantes al día, pero tiene ya ocho años de ser explotada y promocionada, indicó Abarca.

El presidente de Sierra y Selva Exportadora anunció a la Agencia Andina, que con la Cámara Nacional de Turismo (Canatur) se estableció una alianza para lanzar una ruta turística nueva cada mes. “Será un destino comunitario, andino o amazónico. Trabajamos la parte comunitaria y luego Promperú y el Ministerio de Comercio Exterior y Turismo hace lo propio para su comercialización y crecimiento”, enfatizó.

Por su parte, el presidente de Canatur, Fredy Gamarra, que con Sierra y Selva Exportadora brindarán capacitación empresarial, para lo cual se está buscando bonos tipo Procompite.

Para ver la noticia original, haga clic aquí.