La economía peruana crecerá 3.4% en el 2017, según Intéligo SAB

SEMANAeconómica.- La firma redujo su estimado desde el 4% que había proyectado previamente. Indicó que la variación de su proyección responde al impacto que sobre la actividad económica tienen los problemas de corrupción y el retraso en la ejecución de obras de infraestructura.

A mediados de enero, el gobierno dio por concluido el contrato de concesión del Gasoducto Sur Peruano (GSP) por el incumplimiento de contrato por parte del consorcio a cargo del proyecto, que no consiguió el cierre financiero de la obra en el plazo establecido (23 de enero).

Los bancos que iban a financiar el GSP habían puesto como condición para desembolsar el dinero la salida de la empresa Odebrecht del consorcio operador, debido a sus escándalos de corrupción, que llevaron a su expresidente ejecutivo Marcelo Odebrecht a prisión en el 2015.

Según se conoció a fines del año pasado, el fondo canadiense Brookfield estaba interesado en comprar la patricipación de Odebrecht en el GSP; sin embargo, la operación se habría frustrado luego de que en diciembre representantes de la constructora brasileña reconocieran ante la justicia de Estados Unidos el pago de sobornos por US$ 29 millones a funcionarios peruanos entre el 2005 y el 2014 para ganar licitaciones en el país.

Así como Intéligo, el término del contrato del GSP llevó al MEF a reducir su proyección de crecimiento de la economía peruana para este año de 4.8% a 3.8%. Modificaciones similares han realizado otras entidades y analistas económicos, entre ellas Moody’s.

“Los problemas de corrupción en torno a Odebrecht afectan significativamente la perspectiva de crecimiento en el 2017. El retraso de importantes obras de infraestructura tendrá un efecto negativo sobre la inversión privada y el consumo”, señaló el equipo de análisis de Intéligo SAB.

En su último Reporte del Mercado de Acciones, la casa bursátil refiere que sigue considerando que la Bolsa de Valores de Lima (BVL) contiene papeles atractivos para la inversión, pero que el potencial de apreciación disminuye bajo el nuevo escenario de crecimiento de la economía peruana.

El fin de semana, un colaborador eficaz acusó el exmandatario Alejandro Toledo de haber recibido US$ 20 millones de Odebrecht por la licitación de la carretera Interoceánica. Por este tema se ha solicitado la prisión preventiva del expresidente.

Además se ha iniciado una investigación contra la ex primera dama Nadine Heredia por presuntamente haber favorecido a Odebrecht en la licitación del GSP. Por este caso también se investiga al exrepresentante de Odebrecht en el Perú, Jorge Barata. Mientras que el mandatario Pedro Pablo Kuczysnki, los expresidentes Alan García y Ollanta Humala, y la lideresa de Fuerza Popular, Keiko Fujimori, han sido citados como testigos por la fiscalía.

Para ver la noticia original, haga clic aquí.