Perspectivas de la economía peruana para el 2017

Tras afrontar un cambio de gobierno el 2016, Perú se prepara para dar grandes pasos este 2017, comenzando a liderar el crecimiento económico de la región.

Así, Perú será la economía que más crecerá el 2017 en América del Sur, gracias al “aumento de la actividad del sector minero y mayores inversiones públicas”, según proyectó el Fondo Monetario Internacional (FMI).

Asimismo, el Ministerio de Economía y Finanzas espera para este 2017 una recuperación de la inversión privada y pública ante un “rebote en la confianza empresarial”, la apertura de grandes proyectos y una mejora del entorno de negocios. En cuanto al déficit fiscal, para el 2017 se espera que éste se reduzca a un 2.5% y a un 2.3% en el 2018. Para financiar este déficit, el gobierno planea emitir deuda vía bonos en moneda local en lugar de usar préstamos ya concertados con organismos internacionales. Por otro lado, respecto a la inflación, el Gobierno proyectó una tasa de 2.3% para el 2017.

Suscríbase a nuestro boletín diario, el mejor resumen de noticias sobre Arequipa y el sur, directo a su bandeja

José Carlos Saavedra, Director de Análisis Macroeconómico de Apoyo Consultoría, indicó que las proyecciones económicas de cara al 2017 se aprecian “ligeramente optimistas” para Perú. Sin embargo afirmó que el gobierno debería impulsar los proyectos de infraestructura, monitorear la confianza empresarial y avanzar en las reformas para que, en el mediano plazo, la perspectiva de desarrollo se siga viendo con optimismo, sobre todo aquellas reformas que logren hacer de Perú un buen lugar para vivir y no sólo una buena plaza donde hacer negocios: la reforma política, la reforma integral del aseguramiento social (salud, pensiones y empleo) y la reforma del agua y de saneamiento.

Síganos en Facebook

También manifestó que si bien el entorno internacional se ve algo más amable para el Perú en el 2017, principalmente por la mejora en los precios de los metales y el inicio de la recuperación en la región sudamericana, el panorama tiene varios riesgos en el ámbito internacional, como las próximas reuniones de la FED, o que las políticas proteccionistas que prometió Donald Trump se vuelvan realidad. Solo el temor a estos riesgos podría afectar los precios de los metales, los flujos de capitales, depreciar el sol frente al dólar, incrementar los costos de financiamiento y generar una mayor cautela al momento de decidir inversiones.