Alza del precio del cobre fue temporal y comenzó la corrección a la baja

La semana pasada, el cobre anotó sus mayores alzas semanales desde 2011, con una subida de 11.2%. Esta semana el precio del cobre retrocede por la incertidumbre del sector comercial chino.

El avance evidenciado la semana pasada fue impulsado por el inesperado triunfo de Donald Trump en Estados Unidos, quien prometió un mayor gasto en infraestructura como reconstrucción de caminos, aeropuertos y puentes, lo que podría llevar a un mayor consumo de materiales industriales. Hoy es la incertidumbre por el sector comercial chino el factor que hace tambalear al commodity.

Esta semana empezó el ajuste a la baja del precio del cobre, tal como lo habían anticipado algunos expertos, al decir que el alza del cobre era una situación temporal impulsado por las elecciones presidenciales de Estados Unidos. Los mismos señalaron que habría una corrección a la baja, la cual incluso podría igualar la proporción de esos incrementos que llevaron al cobre a su mayor avance semanal.

Según analistas, el precio del cobre nuevamente se ve presionado al mantenerse un ánimo de incertidumbre con respecto a lo que pase con el comercio con China —principal consumidor del metal rojo a nivel mundial, que concentró en 2014 más del 50% de la demanda total de hierro, aluminio, cobre y níquel—, considerando las eventuales políticas comerciales de Trump que elevarían los aranceles de importación desde el gigante asiático.

Pero no sólo el precio del cobre está a la baja esta semana: este metal arrastra al resto del complejo de metales. El zinc perdía un 1.59% a 2,565.5 dólares por tonelada, el estaño bajaba un 3.26% a 20,150 dólares la tonelada y el níquel caía un 0.71% a 11,180 dólares por tonelada. Cabe mencionar que el complejo de metales era presionado además por la fortaleza del dólar, que más temprano el martes alcanzó su mejor nivel desde comienzos de 2003 contra una canasta de monedas.

Sin embargo, Daniel Briesemann, analista de Commerzbank, señala que “se está moderando la ola de operaciones especulativas de la semana pasada por expectativas de un mayor gasto en infraestructura en Estados Unidos. Y es probable que el año próximo se mantenga el superávit del suministro del cobre”.