Corredores económicos y ciudades intermedias en el sur del país

Según la Agencia de los Estados Unidos para el Desarrollo Internacional existen cinco corredores económicos en la Macrorregión Sur: Moquegua- Tacna, Altiplano Puneño, Arequipa, Cusco-Apurímac y Tambopata, en Madre de Dios.

Las ciudades intermedias son urbes de entre 20,000 y 2 millones de habitantes que crean escenarios idóneos para el crecimiento económico y la articulación de políticas. El nexo entre las ciudades intermedias y las zonas rurales son los llamados corredores económicos. El concepto de corredor se asocia generalmente a la idea de unir dos puntos distantes entre sí, en función de su proyección hacia otros mercados, mediante la mejora del transporte, la energía y las telecomunicaciones, con lo cual se benefician las actividades productivas a lo largo de todo el trayecto del corredor. Según el Proyecto de Reducción y Alivio de la Pobreza de la Agencia de los Estados Unidos para el Desarrollo Internacional (PRA-USAID, ejecutado en el periodo 2000-2013) existen cinco corredores económicos en la Macrorregión Sur: Moquegua- Tacna, Altiplano Puneño, Arequipa, Cusco-Apurímac y Tambopata, en Madre de Dios.

1. Corredor económico Moquegua-Tacna

En este corredor se encuentra Ilo, con una población estimada de 71,352 habitantes para el año 2016, de acuerdo con datos del INEI. La actividad minera ha generado grandes movimientos migratorios y ha estimulado el desarrollo de la actividad comercial.

El puerto de Ilo cuenta con la inversión de capitales extranjeros y nacionales, y es uno de los puertos peruanos con mayor actividad. Asimismo, Ilo cuenta con un Centro de Exportación, Transformación, Industria, Comercialización y Servicios (Ceticos), que fomenta las inversiones nacionales y extranjeras, y promueve las exportaciones de productos con valor agregado y la generación de puestos de trabajo.

En este corredor también se encuentra la ciudad de Tacna, que recibe hasta 23,000 turistas chilenos en un fin de semana.

2. Corredor económico del Altiplano Puneño

Puno es una ciudad intermedia que articula todo el altiplano puneño. La economía de esta región está basada principalmente en actividades agropecuarias. También dentro de este corredor se encuentra la ciudad de Juliaca que, como consecuencia del desarrollo del comercio, se ha convertido en una ciudad intermedia atractiva para los migrantes.

3. Corredor económico de Arequipa

Entre los años 2000 y 2016, la población de la región Arequipa ha crecido en 19.9%. De acuerdo con datos disponibles del INEI, entre los años 2000 y 2015, la población urbana de la región Arequipa ha crecido en 29.5%, mientras que la población rural ha disminuido en 32.4%. Como resultado, según datos estimados para el 2015, la población urbana representa el 90% del total de la población en la región Arequipa. En esta línea, la ciudad de Arequipa se ha convertido en una gran urbe y el INEI estima que, al año 2016, la provincia cuenta con una población de 980,221 habitantes.

Arequipa es una de las regiones con mayor número de proyectos en cartera para los próximos años. La ampliación del proyecto Majes, el Gasoducto Sur Peruano, el nodo energético y el desarrollo minero polimetálico fortalecen la posición de Arequipa como centro para la oferta exportable agropecuaria, minera y como centro de servicios a escala regional.

Otra de las ventajas que tiene Arequipa es su ubicación geográfica y la conectividad que tiene con otros territorios, lo que favorece el comercio internacional. La presencia de la Carretera Interoceánica del Sur representa una oportunidad, tanto para Arequipa como para el resto de ciudades que conforman la Macrorregión Sur, no solo porque conecta diferentes territorios del país con países vecinos, sino porque permite articular los territorios internos, que antes estuvieron excluidos del proceso de crecimiento económico y comercio internacional. Por su parte, el puerto de Matarani tiene un gran potencial para que los productores del sur del país puedan exportar sus productos a mercados del Asia-Pacífico; sin embargo, debido a que la carga contenerizada se encuentra muy atomizada, los precios son poco competitivos y muchos exportadores prefieren enviar su carga por el puerto del Callao.

La conectividad de Arequipa con otras ciudades peruanas y con otros países, los grandes proyectos que se espera se realicen en los próximos años y los recursos naturales con los que cuenta, convierten a la región en un lugar atractivo, no sólo para inversionistas, sino también para personas de otros lugares que migran con la esperanza de encontrar una mejor calidad de vida.

4. Corredor económico Cusco-Apurímac

El centro de este corredor económico es la ciudad de Cusco, la cual, gracias a la actividad turística, se ha convertido en una ciudad intermedia importante, especializada en el sector hoteles y restaurantes. Otra actividad económica potencial en este corredor es la minería, que se concentra principalmente en las provincias de Espinar y Santo Tomás, en la región Cusco; y en Cotabambas (Las Bambas), Grau, Aimaraes y Antabamba, en la región Apurímac.

5. Corredor económico de Tambopata (Madre de Dios)

Este corredor se encuentra cercano a las fronteras de Brasil y Bolivia, y tiene como centro a la ciudad de Puerto Maldonado. Las actividades predominantes son la agropecuaria, la extracción de madera y la producción artesanal de oro. El desafío que debe ser superado en esta zona del país es la carencia de adecuadas vías de comunicación que permitan desarrollar sus mercados.

74

Nota: Densidad vial = (Red vial nacional, departamental y vecinal en km) / (Superficie del
departamento en km2) x100.
Fuente: Ministerio de Transportes y Comunicaciones.
Elaboración: Aurum Consultoría y Mercado.

 

Hogares que acceden al servicio de internet, 2014
(% de hogares)

71

Fuente: INEI.
Elaboración: Aurum Consultoría y Mercado.

Problemas que enfrentan las ciudades intermedias

Pese al potencial que tienen estas ciudades y corredores, aún no se ha logrado una completa integración territorial regional. De acuerdo con el estudio Perú: Hacia un sistema integrado de ciudades, publicado por el Banco Mundial en el año 2015, la falta de conectividad retrasa el desarrollo de un sistema de ciudades. Para lograr la integración entre los centros urbanos y rurales, se necesita mejorar la infraestructura de carreteras, los servicios de transporte y las comunicaciones, para que de esa manera mejore la productividad de las zonas más alejadas.

En lo que refiere a infraestructura vial, muchas zonas del sur del país se encuentran alejadas del desarrollo económico de las ciudades intermedias, debido a la falta de carreteras. La densidad vial, calculada como kilómetros de vías entre superficie en kilómetros cuadrados, se encuentra por debajo del 40% en todas las regiones del sur, lo que sugiere que hay mucho por mejorar en lo que respecta a infraestructura vial. Una mejor infraestructura vial en estas regiones facilitaría el acceso a mercados de bienes y la generación de nuevas oportunidades de empleo.

El difícil acceso a los centros rurales ha generado un sobreprecio en la tarifas de transporte interurbano. De acuerdo con el mencionado estudio del Banco Mundial, el sobreprecio promedio llega a ser de 50% por encima de las tarifas que se cobran en Lima. En Arequipa, Cusco, Puno y Tacna, el sobreprecio oscila entre 60% y 70%.

Otro factor que impide la integración de las ciudades es el acceso limitado a internet en zonas alejadas a las grandes urbes. A través de esta herramienta, un mayor número de empresas y familias podrían acceder a información y llegar a nuevos clientes, a pesar de su ubicación remota.

Publicado eMercados & Regiones número 17, agosto de 2016