La Libertad: constructora Odebrecht aún quiere continuar con Chavimochic III

Gestión.- El destrabe del proyecto de irrigación Chavimochic –paralizado desde diciembre de 2016– enfrenta un nuevo capítulo tras las declaraciones del último 4 de setiembre de la ministra de Agricultura, Fabiola Muñoz.

Hasta antes del último miércoles, lo que estaba pendiente –y que debía concretarse a fines de julio– era la suscripción de una adenda para que el concesionario Chavimochic, integrado por Odebrecht y Graña y Montero, concluya la presa Palo Redondo, al término del cual saldrían de la obra y desistirían, asimismo, del arbitraje internacional iniciado en la Comisión de las Naciones Unidas para el Derecho Mercantil (CNUDMI).

Lo que se sabía era que el texto de la adenda ‘estaba prácticamente consensuado’ y que se estaba trabajando –junto a la autoridad regional– en un rebalanceo del presupuesto necesario para la construcción de la presa Palo Redondo.

¿Qué dijo Muñoz el último miércoles? La ministra precisó a este diario que no se firmaría la adenda con Odebrecht.

Sus palabras textuales fueron: “La salida tiene que ir sin continuar con el concesionario que ha estado. Estamos conversando con el Gobernador (de La Libertad) y este miércoles (11 de setiembre) tendremos una reunión técnica de trabajo para ver las alternativas que existen y tratar de desentrampar el proyecto, al igual que lo estamos haciendo en Majes Siguas…(¿Entonces no se va a firmar una nueva adenda con el concesionario?) No, eso no está en discusión”.

-¿Nuevo discurso?-

Cuatro días después –específicamente el domingo 8 de setiembre– la ministra Muñoz cambió de discurso alegando que está en manos de la autoridad regional de La Libertad la permanencia o no del concesionario Chavimochic.

Durante la la celebración por el Día Nacional de los Ajíes, Muñoz afirmó: “nosotros tenemos una línea y esa línea es la que mantenemos, de lucha frontal contra la corrupción. En ese proyecto, es el Gobierno Regional (de La Libertad) el responsable directo y quien tiene la gestión del proyecto y los contratos”.

A reglón seguido, precisó que el planteamiento del Gobierno y que se discutirá con el gobernador Manuel LLempén es que el Estado debe lograr que “las empresas que hacen obras, deberían ser limpias”.

“Esa es la propuesta que tenemos. Para ello vamos a generar una solución que permita que se destrampen los proyectos, pero seguros de que las empresas que están avanzando sean empresas limpias”, arguyó.

¿Hay indicios de corrupción en Chavimochic III? De acuerdo al portal de investigación Convoca existe la sospecha de que se habría pagado coimas a través de la División de Operaciones Estructuradas.

En concreto, reveló detalles de dos transferencias por más de US$ 447,000. Estos se encuentran registrados en el sistema Drousys, durante la gestión del expresidente regional de La Libertad, José Murgia (Apra).

Los pagos se realizaron en marzo y junio del 2014, en medio de la firma de la buena pro para la ejecución de las obras hidráulicas mayores de la tercera etapa del proyecto de irrigación Chavimochic con el consorcio Río Santa-Chavimochic.

-¿Odebrecht continúa interesado en terminar la presa?-

Entre tanto, el concesionario Chavimochic –integrado por Odebrecht y Graña y Montero– todavía no ha recibido una comunicación formal de parte del Gobierno Regional de La Libertad, de caducar el contrato, como lo ha expresado –en un primer momento– la ministra Muñoz.

“El dueño del contrato es el Gobierno Regional de La Libertad. Las opiniones vinculantes son del MEF, ProInversión y la Contraloría, por lo que –desde la concesionaria– existe la duda de cómo tomar las declaraciones de Muñoz. En lo formal, siguen en curso las conversaciones con del Gobierno Regional de La Libertad”, comentaron a Gestión.pe fuentes cercanas a la operación.

Se supo que mientras no exista una comunicación formal, sigue en pie la propuesta de la constructora –incluida en la adenda– para terminar la presa Palo Redondo, al término del cual saldrían de la obra y desistiría, asimismo, del arbitraje internacional iniciado en la Comisión de las Naciones Unidas para el Derecho Mercantil (CNUDMI).

Otro detalle que se explicó que es en el caso de Chavimochic III no se aplica la limitación –expresada por el Gobierno– de dejar de contratar con Odebrecht dado que existe un contrato suscrito amparado en la ley de Asociaciones Público Privado (APP), el cual contiene cláusulas y artículos que regulan su operación.

Así, para caducar un contrato deben haber elementos que indiquen que una de las partes ha incumplido el contrato e incluso se indica que para cualquier problema operativo se puede recurrir a una adenda, que el mecanismo válido para la solución de controversias.

A lo que se añade que el acuerdo de colaboración eficaz vigente y que fue homologado por el Poder Judicial, levanta la inhabilitación de Odebrecht para contratar con el Estado.

No obstante, en caso de que el Gobernador Regional de la Libertad tomé la posición expresada por Muñoz para que “las empresas que hacen obras, deberían ser limpias” y vaya por el camino de caducar el contrato, continuaría en curso el arbitraje internacional iniciado en la Comisión de las Naciones Unidas para el Derecho Mercantil (CNUDMI).

Este proceso sigue en marcha e incluso el tribunal arbitral, ya está constituido y está corriendo el cronograma establecido para la presentación de documentos y sustentación de alegatos.

¿Cabe la posibilidad de que un tercero se interese por terminar la presa y la obra? Esta posibilidad es ‘complicada’ tomando en cuenta que ya se tuvo como opción de destrabe –hace dos años– la venta de Chavimochic, pero tampoco se concretó.

“Quien asuma el contrato en este momento tiene que cumplir dos cosas fundamentales: uno, tiene que garantizar la entrega operativa del 100% de la obra. No puede aducir que lo construyó otro. Así, al momento que se haga cargo de la obra, se hace responsable por el 100% y tiene que garantizarla y como se garantiza: con una fianza fiel cumplimento de US$ 36 millones”

“Y lo otro es contar con un presupuesto restante del 30% de un obra, osea US$ 100 millones, a lo que se suma la fianza de US$ 36 millones y garantizar US$ 300 millones de obra. Todo ello es sumamente difícil, por eso es que en su momento fracaso el intento de venta”, anotaron fuentes bancarias.

Para ver noticia original, haga clic aquí.