Regiones del sur: bienvenido el gas de Bolivia, pero este no reemplaza al GSP

La República.- La llegada del gas natural a la zona sur del país no puede esperar más. Así lo ha entendido el presidente Martín Vizcarra quien, en declaraciones desde Puno este último viernes, anunció próximos diálogos con su par Evo Morales para que el gas natural boliviano llegue a regiones como Puno, Cusco, Apurímac, Ayacucho entre otras.

Dicho anuncio tiene como fecha clave el próximo 26 de mayo, cuando ambos presidentes se reúnan y concreten las posible alternativas.

Precisamente, el gobernador de Puno, Walter Aduviri, saludó el reciente anuncio del Gobierno. En diálogo con La República, confirmó que este tema lo ha conversado con el presidente en los diversos viajes en helicóptero que realizaron. Ambos coinciden en que el gas natural debe llegar al sur cuanto antes.

El gobernador puneño, que fue la primera autoridad en plantear la importación de gas boliviano, indicó que esta propuesta es una alternativa al desinterés de los gobiernos que “prefirieron priorizar el gas primero para la venta antes que para los peruanos”. Dijo que por la distancia es más viable que los puneños se beneficien del gas boliviano antes que llegue Camisea.

Aduviri precisó que Yacimientos Petrolíferos Fiscales Bolivianos (YPFB) está dispuesto a invertir en el tendido de tuberías para abastecer de gas a Puno y Juliaca en un primer momento.

No renunciamos al GSP

En tanto, para el gobernador regional del Cusco, Jean Paul Benavente, si bien la llegada del gas boliviano permite atender una demanda latente; este no debe reemplazar en ningún momento a la propuesta del Gasoducto Sur Peruano (GSP).

“El proyecto integral para mí es usar el gas de Camisea. Bienvenido el gas de Bolivia, pero eso no es un sustituto del Gasoducto del Sur y de la planta de fraccionamiento en Kepashiato. En ese camino además están las políticas regionales en Cusco”, dijo Benavente.

Se refirió también a que el presidente peruano tomó esa decisión por la presión de su homólogo de Puno, Walter Aduviri. “De repente es la presión que ha recibido de Aduviri, que también con justo derecho quieren que llegue el gas de Bolivia al Sur”, dijo en diálogo con este diario.

En tanto, el gobernador regional de Moquegua, Zenón Cuevas, ve con buenos ojos el anuncio de traer el gas de Bolivia. “Con la perspectiva que estamos viendo del Gasoducto Sur Peruano, los costos del balón de gas van a seguir igual o más”, sostuvo.

Sin embargo, dijo que la puesta en marcha de este proyecto tampoco bloquea o anula los esfuerzos por concretar el ansiado Gasoducto Sur.

“Somos claros al respecto, que venga el gas de Bolivia, pero nosotros no renunciamos a la ejecución del proyecto del gasoducto. Sí o sí debe hacerse porque nuestra industria gasífera y petrolífera debe seguir, pero estamos hablando de que al gas tardará en llegar entre 4 a 5 años más, no lo sabemos”, sostuvo la autoridad.

Recordemos que el propio ministro de Energía y Minas, Francisco Ísmodes, ya había señalado que el Gobierno tiene como “máxima prioridad” llevar el gas natural al sur, razón por la cual también trabajan en el proyecto de masificación 7 regiones.

“Bolivia tendrá oferta de gas disponible”

En el 2026 y 2027 se culminan los contratos de exportación de gas que tiene Bolivia con Argentina y Brasil, respectivamente. Según el consultor en temas energéticos, Aurelio Ochoa, esto hará que el país busque recolocar su oferta en Perú, ya que ambos “le han manifestado a Bolivia que localmente ya tienen producción”.

Explicó que el posible trazo para la llegada del gas boliviano al sur sería mediante un ducto entre Cochabamba (Bolivia) e Ilo (Moquegua). “Bolivia quiere exportar su gas al Pacífico. Por eso Ilo, pero también porque éste enlazaría con el Gasoducto Sur Peruano, si se llega a construir”, aseveró.

Walter Aduviri – Gobernador de Puno

“Ellos están dispuestos a invertir. Solo necesitan que el Estado ponga sus buenos oficios para que se de el pase porque el gas está cerca a la frontera”.

Zenón Cuevas – Gobernador de Moquegua

“Nosotros no renunciamos a la ejecución del proyecto del gasoducto. Sí o sí debe hacerse porque nuestra industria gasífera y petrolífera debe seguir”.

Para ver noticia original, haga clic aquí.