Scotiabank: Ritmo de inflación repuntaría por base de comparación

Artículo de Mario Guerrero, publicado en el Reporte Semanal (del 29 de abril al 3 de mayo del 2019) del Departamento de Estudios Económicos del Scotiabank

La inflación durante los meses de abril y mayo repuntaría de 2.2% a 2.7% y se alejaría temporalmente del punto medio del rango objetivo (entre 1% y 3%), principalmente por una baja base de comparación, pues la inflación registró tasas muy bajas en abril y mayo de 2018 (-0.14% y 0.02% respectivamente).

La inflación de abril estaría próxima a +0.25% según nuestro estimado, explicado por el alza en el precio de los alimentos, principalmente perecibles (como hortalizas, legumbres y en menor medida tubérculos), y por el aumento de los precios de los combustibles.

Los precios locales de los combustibles vienen reflejando una alta sensibilidad cuando el precio internacional sube, pero son reacios cuando el precio internacional baja, tal como se muestra en el gráfico inferior. Esta distorsión en la formación de los precios es repetitiva y ha sido advertida por autoridades (BCR) y organismos de defensa del consumidor (Opecu).

En mayo la trayectoria de la inflación se mantendría relativamente alta, alrededor de 2.7%, para en adelante oscilar en un rango entre 2.4% y 2.5%.

Para mayo se tiene previsto un reajuste de las tarifas de agua, el mismo que sería compensado con el descenso del precio del balón de gas doméstico, tras la entrada en vigencia de la nueva banda de los productos sujetos al Fondo de Estabilización de Precios de los Combustibles Derivados del Petróleo. El impacto de este ajuste sería de S/.0.59 por balón de gas doméstico de 10 kilos, según Opecu.

Suscríbase a nuestro boletín diario, el mejor resumen de noticias sobre las regiones del Perú

El gráfico de la derecha muestra la evolución de los precios de los alimentos, dentro y fuera del hogar. En el caso de éstos últimos, vinculados a los precios en restaurantes, se observa una trayectoria descendente de los mismos, lo que podría estar reflejando una mayor oferta laboral de trabajadores inmigrantes que habría más que compensado el incremento de la Remuneración Mínima Vital de hace un año (abril 2018), de acuerdo con el Reporte de Inflación del BCR.

Con ello la trayectoria de la inflación subiría de 2.25% en el 1T19 a alrededor de 2.6% a fines del 2T19, para luego descender en adelante hacia 2.4%, que es nuestra proyección para fin de año.

Analizando el componente estructural, vinculado al comportamiento de la demanda interna, la inflación se elevaría a un ritmo de 2.2% en abril, ligeramente por encima del punto medio del rango objetivo (2%).

Las expectativas de inflación a 12 meses han descendido levemente a 2.3%, ubicándose dentro del rango objetivo, al igual que los indicadores de tendencia inflacionaria que sigue el BCR.

En lo que va del año se observan escasas presiones de demanda sobre los precios, toda vez que la brecha producto se viene cerrando progresivamente, por lo que no esperamos que el BCR inicie un proceso de normalización monetaria (elevar su tasa de interés de referencia) al menos en los próximos 6 meses. Consecuentemente, mantendría su tasa de interés de referencia en 2.75% en su reunión del próximo jueves 9 de mayo.

La inflación importada podría ejercer cierta presión en los próximos meses, dada la reciente alza del precio internacional del petróleo y un reciente episodio de volatilidad cambiaria.

No obstante, es posible que este efecto sea compensado por una menor inflación asociada a un crecimiento económico algo más bajo, según el balance de riesgos del BCR. En su último Reporte de Inflación el BCR asigna una probabilidad de sólo 11% a que la inflación se ubique fuera del rango meta, tanto hacia arriba, como hacia abajo.

Síganos en Facebook