Regiones del sur tienen bajo nivel de competitividad

La República.- Centrum Católica analizó desempeño económico de empresas, gobierno, infraestructura y personas de 26 regiones. Moquegua escaló a la segunda posición del ranking de competitividad. Arequipa y Tacna están en el nivel “muy bajo”.

La escuela de negocios de la Pontificia Universidad Católica del Perú (Centrum PUCP) presentó ayer el Índice de Competitividad Regional del Perú (ICRP) 2018.

El estudio cuantificó la posición relativa de las regiones sobre la base de cinco pilares: economía, empresas, gobierno, infraestructura y personas.

La primera conclusión que se desprende es que la brecha en competitividad, entre Lima y las demás regiones, se mantiene. No se han hecho grandes esfuerzos para mejorar los indicadores económicos y sociales.

En un ranking de las 26 regiones, Moquegua ocupa el segundo lugar por detrás de Lima Metropolitana. Esta región ha escalado dos posiciones con respecto a 2016 y desplazó a Tacna de esa posición. Sin embargo, pese a su optimista ubicación, sigue dentro del nivel “bajo” de competitividad.

Para el director de investigación del Centrum PUCP, Luis del Carpio Castro, Moquegua ascendió por los logros en educación y en materia laboral. Los estudiantes de primaria tienen niveles interesantes de aprendizaje.

Asimismo, hay más egresados de institutos y titulados de universidades. Agrega que, además, hay mejores oportunidades de trabajo, aunque este último aspecto es contradictorio. Algunas empresas mineras argumentan que no hay suficiente personal competitivo.

Del Carpio refiere que para aclarar el tema se tiene que hacer una mejor evaluación para ver qué especialistas se necesitan en cada sector. Dijo que otro punto a resaltar es que en las entidades públicas se administran mejor los recursos. Este punto es cuestionado por el economista Javier Flores. Refiere que las entidades públicas tienen un mejor manejo de recursos porque estos se han reducido.

En el cuadro, Tacna y Arequipa se ubican más abajo, dentro del nivel “muy bajo”.

La situación de las otras regiones, como Cusco y Puno, es aún peor. Están entre las 17 regiones del Perú con niveles “extremos bajos” de competitividad. Solo Madre de Dios ha logrado salir de ahí a “muy bajo”, por su desempeño en el pilar gobierno.

El resultado de este análisis se dio a conocer en medio de un contexto político complicado y a puertas de las elecciones regionales y municipales. Para el economista Javier Flores, los ciudadanos deben decidir pensando quiénes los representarán en los siguientes cuatro años.

Para ver noticia original, haga clic aquí.