Proveedores de ICCGSA en Arequipa están al borde de la quiebra por deudas

La República.- Esta constructora a cargo de la Variante no pudo honrar sus compromisos. Eso afectó a microempresarios que les alquilaron maquinarias, materiales de construcción, entre otros.

La constructora ICCGSA no solo dejó sin terminar las obras del tramo III de la Variante de Uchumayo. Tampoco pagó a sus obreros y proveedores, microempresarios que les alquilaron maquinaria y materiales de construcción. Hasta ahora esperan la cancelación de sus servicios.

En diciembre de 2015, el Gobierno Regional de Arequipa suscribió un contrato con Ingenieros Civiles y Contratistas Generales S.A. (ICCGSA) para el tramo III de la Variante. Para la obra, esta empresa, implicada en el caso Lava Jato, se valió de otras empresas con diferentes rubros para que les provean cemento, maquinaria, fierros de construcción y otros implementos.

Anselmo Gonzáles Coyla, administrador del Consorcio Movimiento de Tierras Arequipa (CMTA), cuenta que durante el 2016 y 2017 trabajaron con normalidad. Sin embargo, en diciembre del año pasado los pagos se retrasaron.

Los primeros en quejarse fueron los obreros de construcción civil que no recibieron sueldos ni aguinaldos. La deuda con ellos asciende a más de dos millones de soles.

Mariano Nina, secretario regional de Construcción Civil, señaló que varios de los obreros ya entablaron medidas cautelares para retener dinero de las cartas fianzas (S/ 33 792 672.84) que ejecutará el Gobierno Regional.

“Estamos a la espera de lo que dictamine el Poder Judicial”, dijo.

En tanto, los 16 empresarios consorciados de CMTA prefieren el diálogo antes que entablar un proceso judicial. Irán a Lima para buscar a voceros de la empresa.

Anselmo Gonzáles, uno de los representantes, refiere que la deuda que ICCGSA tiene con ellos es de más de 663 mil soles. Prestaron los servicios con maquinaria pesada para la remoción de tierra. “Invertimos todo nuestro capital, estamos prácticamente quebrados”.

Tanta es la desesperación que algunos de los empresarios empezaron a vender sus maquinarias para honrar compromisos con los bancos y trabajadores.

El problema no queda ahí. Siete de los 16 consorciados hicieron contratos directos con ICCGSA para dotar de más maquinaria. Esa deuda sobrepasa los 700 mil soles.

Más deudas
Otras 30 empresas de diferentes rubros también hicieron contratos con la firma. La deuda es de más de un millón de soles.

Cosme Coimbra, representante de la empresa Coimbra, cuenta que ICCGSA le debe 30 mil soles. Él colocó una motoniveladora en la obra desde el mes de junio de 2017 y trabajó cerca de un mes y medio. La empresa solo pagó seis de los 36 mil que debía.

“Ahora los representantes no dan la cara y cerraron sus oficinas. Hay que ir a Lima a reclamar“, dijo.

Para ver noticia original, haga clic aquí.