Víctor Albuquerque: “El PBI se desacelerará, pero la demanda interna se recuperará”

“Cuando dentro de algunos meses salgan las cifras de crecimiento regional del PBI, con tasas de crecimiento de doble dígito para Arequipa, la gente mirará estas cifras y seguramente dirá ‘yo no siento un crecimiento de esa magnitud’. Esto se debe a que hay una confusión entre lo que es el PBI y lo que es la demanda interna”, explica Víctor Albuquerque.

ENTREVISTA A VÍCTOR ALBUQUERQUE, DIRECTOR DE ANÁLISIS SECTORIAL DE APOYO CONSULTORÍA

Según señala el director de Análisis Sectorial de Apoyo Consultoría, en los próximos dos años habrá una corrección de esta distorsión: el PBI va a dejar de dar la ilusión de un crecimiento muy fuerte en la zona, mientras que la demanda interna se recuperará. número 18 / noviembre de 2016

¿A qué se debe esta divergencia entre PBI y demanda interna?

Los grandes proyectos de inversión implican una fuerte inversión en un momento, que demanda mucha gente. Si a estas inversiones no le siguen otros proyectos de inversión de similar magnitud, se ve afectada la contratación formal y esto termina generando una caída en el ritmo de crecimiento de la demanda en esas zonas.

Hacia el 2017-2018, se verá una mejora, en la medida que el gobierno saque adelante las iniciativas vinculadas a concesiones y que comiencen a concretarse proyectos como el Gasoducto Sur Peruano y el proyecto Majes Siguas II. En el caso del Gasoducto, en la medida en que camine el proceso de venta y el cierre financiero, habrá una importante recuperación del nivel de inversión en el segundo trimestre del 2017, de manera que, en la segunda mitad del 2017 y todo el 2018, deberíamos ver niveles record de inversión en la zona. En cuanto a Majes Siguas II, a pesar de los problemas, se está avanzando. Incluso los operadores notan un cambio en la relación que tienen con la gente del gobierno —directamente con el Ministerio de Transportes—, de preocupación real por sus problemas. También deberían comenzar a ser mucho más claros, en términos de inversión, temas como los avances en los tramos que se adjudicaron en la Panamericana Sur, desde Quilca hacia el sur, y el tema de la masificación del gas.

Creemos que, en Arequipa, al cierre del año, se tendrá una contracción en la demanda interna, entre 2 y 3 puntos, luego de varios años de crecimiento. Pero vemos una recuperación hacia el 2017, inicialmente entre 1.5% y 2%, y algo más sólida a partir del 2018.

Los despachos de cemento venían cayendo y el último trimestre han comenzado a subir. ¿Qué lecturas tienen sobre el sector construcción?

Depende mucho de la inversión pública. La recuperación que se ve en el norte del país está muy vinculada a la obra pública que se está dando, principalmente del gobierno central.

En términos de construcción, hay una tarea pendiente, que es la inversión en vivienda masiva, más allá de las medidas que se están perfilando desde el gobierno central de destrabar la infraestructura y acelerar la inversión pública. Hemos estado acostumbrados a hablar de vivienda masiva con programas de 500 a 2,000 viviendas por programa. Venía de una reunión con inversionistas mexicanos y, para ellos, vivienda masiva es de 15,000 a 20,000 viviendas en un solo programa. Ese tipo de desarrollo lo vamos a notar, muy relacionado con la llegada de capitales. Existe el financiamiento que se interesa en estos proyectos y se puede aprovechar en zonas como el sur del país, incluso de manera más rápida que en Lima. Entonces, podemos tener expectativas interesantes de que el mercado de vivienda masiva se dinamice en los siguientes años.

¿Arequipa va a seguir liderando el crecimiento del país?

Si lo miramos por la medición típica de PBI, ya no. Vamos a ver en el sur crecimientos entre 1.5% y 2%. Arequipa va a comenzar a desacelerarse el próximo año. Pero, si lo miramos por demanda interna, que al final es lo que le importa más a la gente y a los inversionistas también, va a ser una zona con un nivel de crecimiento interesante. No va a destacar de manera larga sobre las demás, porque tienes también una zona norte bastante dinámica, especialmente el área entre Lambayeque y Piura, pero sí se verán cambios positivos.

¿Puede que los empresarios limeños no quieran mirar provincias porque creen que no hay talento para llevar las operaciones?

El problema de talento es estructural a lo largo de todo el país, aunque puede ser más grave en ciertas zonas para determinadas cosas. Sin embargo, Arequipa brinda ejemplos de cosas en las que está yendo a una velocidad más rápida incluso que Lima. Hablar generalizadamente de que no hay ningún problema no es válido ni para Lima, pero creo que sí hay oportunidades en algunos sectores de Arequipa.

Por ejemplo, está el desarrollo de software —con la Universidad Católica San Pablo, gente de la UNSA y de La Salle—; todos están trabajando y se cuelgan del tema, y de pronto comienzan a mandar a sus chicos a practicar a Google. Sería exagerado si yo dijera que es un clúster en formación, pero son esfuerzos importantes.

Y cuando hablo con empresas de talla mundial, es interesante que digan “el siguiente centro probablemente lo establezca antes en Arequipa que en Trujillo”.

¿Sigue siendo rentable invertir en retailen Arequipa o es momento de comenzar a mirar a ciudades como Ilo o Mollendo?

Primero, Arequipa es una ciudad que ha crecido tanto que hay zonas que no están necesariamente bien atendidas. Un tema que no se va a corregir rápidamente es el tráfico; la llegada al centro es totalmente complicada. Entonces, lo siguiente es probablemente invertir en otros formatos de retail moderno, como los strip centers, adecuados a esa problemática y a la capacidad adquisitiva de la gente.

También tienes que pensar en otras ciudades. A veces existen problemas que no tienen que ver mucho con el mercado. ¿Por qué Tacna no tiene un mall? Por esta ley de que no puede haber un inversionista extranjero a menos de 50 kilómetros de la frontera. ¿Por qué Moquegua no tiene un mall? Porque estuvieron esperando que Anglo American procediera con Quellaveco; ahora, hay incertidumbre de cómo proceder. En Puno funcionó muy bien, por la presencia de Juliaca. Cusco tiene otro tipo de problemática, en términos de dónde ubicar el mall.

Para ciudades más pequeñas, es un tema de escala. Los grandes operadores de retail aún están adecuando el modelo de negocio específico para atender a escalas menores. Esta es una oportunidad para que los operadores locales sigan llegando y ver qué sucede.

¿Cómo va la salud económica de las familias?

En términos generales, está estabilizándose; estamos viendo un proceso de desapalancamiento, es decir, están reduciendo el ritmo del endeudamiento. El ingreso per cápita de las familias de lo que sería la clase media registró una caída en términos reales durante 2015, de cerca de 2%. Eso está explicado por la inflación y por un menor crecimiento del empleo formal. Son factores que se van estabilizando. Tendremos una recuperación gradual en el empleo formal durante el próximo año, menores presiones inflacionarias también, y en esa medida vamos a notar una mejora en la capacidad adquisitiva en términos reales.

Una última pregunta. ¿Por qué Seminarios de Asesoría Regional (SAR)?

Es el cuarto año que vamos a Arequipa y el segundo que iremos a Trujillo. Tenemos claro que las dimensiones de mercado son distintas. Sin embargo, vemos un renacimiento en toda la zona sur: Arequipa y el sur del país van a comenzar a hacer notar su verdadero peso específico dentro de la economía nacional. Entonces, es importante estar presente.